Liderazgos latinoamericanos en tiempos de Coronavirus

SOFÍA FERNÁNDEZ VALDÉS

Xavier Peytibi, para ustedes consultor de comunicación política y codirector de Beers and Politics, pero para mi “el Profe”, así como la Casa de Papel -salvo que no me enseñó a robar bancos o casas de monedas sino comunicación política-, desarrolló en su último artículo diferentes tipos de liderazgo que se pueden encontrar en este momento del mundo en Europa y Estados Unidos. A continuación, y siguiendo su línea de trabajo, me tomé el atrevimiento de contar mi punto de vista sobre los liderazgos de algunos jefes de estado en América Latina frente a la crisis mundial desatada por el COVID-19, más específicamente: Jair Bolsonaro (Brasil), Alberto Fernández (Argentina) y Andrés Manuel López Obrador (México).

En los tiempos de coronavirus lo que prima es la incertidumbre. El qué va a pasar. Todos los días esperamos los números en las noticias sobre cuántos contagiados hubo y cuántos fallecidos en las últimas 24 hs. Cada vez que suena el teléfono rezamos al Dios de preferencia para que no sea un familiar que haya dado positivo. Es vivir con miedo, no querer salir a la calle, hacer la fila en el mercado con un metro de distancia para evitar el contacto. Es no poder abrazar a un ser querido por miedo. Miedo a abrazarnos a eso llegamos.

En América Latina el coronavirus se vió venir. Los líderes de los países latinoamericanos tienen la suerte de contar con el diario del lunes para tomar medidas y prever los peores panoramas de cómo la pandemia puede golpear a cada uno de los países. Aunque los gabinetes de gobierno cuenten con esas novedades que llegan de Europa y Asia no todos se lo estarían tomando tan en serio.

El irreverente. Bolsonaro.

Prefiere sostener la economía a costa de vidas humanas que se pierden todos los días. El centro lo pone en mantener la economía activa. Decide ponerse a los periodistas y plantea todo lo que los medios dicen como “fake news” y los invita a los periodistas a que si es tan como ellos dicen que hagan cuarentena y dejen de trabajar. Subestima el virus catalogandolo como “una simple gripe”. Cuando le preguntaron si Brasil podía llegar a los niveles de contagio de Estados Unidos contestó: “No creo, no vamos a llegar a ese punto. El brasileño tiene que ser estudiado. El no se contagia nada. Lo pueden ver saltar en la alcantarilla, bucear, ¿verdad? Y nunca le pasa nada. Yo creo que hay mucha gente que ya se ha contagiado en Brasil, en pocas semanas o un mes, y ya tiene los anticuerpos que ayudan a que no se siga proliferando”. No hay remate para estas declaraciones simplemente sentarse y esperar que a los brasileños les sea leve. No llamó a la cuarentena obligatoria aunque algunos alcaldes de diferentes municipios hicieron caso omiso a sus declaraciones y decidieron establecer el estado de sitio y la cuarentena sin importar las declaraciones del presidente. ¿Esto le debilitará la imagen a este presidente nacido de las entrañas de la iglesia evangelista?

El mano dura. Fernández.

Lejos de considerarme peronista, aunque Perón dijo que todos lo somos. Lejos de haberlo votado. La verdad que Alferdez, como dice en su cuenta de twitter, sorprendió. Con medidas contundentes y anticipadas está llevando la crisis de libro. El que erró, como su ministro de salud, lo corrió de la escena. Los mejores jugadores, como la ministra de Seguridad, en primer plano. El mantiene una relación con los medios de comunicación excelente, hablá con todos los programas que hay en la tv ya sean informativos o programas de chimentos. Agradece profundamente el trabajo de los periodistas así como también el de todos los profesionales que están trabajando para llevar adelante la pandemia. En Argentina se vive bajo aislamiento social obligatorio o cuarentena obligatoria depende el caso y Alberto le hablá todos los días al pueblo dándole fuerzas y pidiéndole que respete las medidas, para aquellos que no lo hacen hay medidas duras y explica que “se acabó la Argentina de los vivos”. Entendió que en estos casos no hay espacio para las confrontaciones partidarias y se muestra en conferencias de prensa con referentes de distintos espacios trabajando en conjunto sin importar las asperezas que pueden haber del pasado. Varios estudios de opinión demostraron que la población argentina aprueba las medidas que el Presidente viene tomando con respecto a la situación puntual que estamos viviendo con el coronavirus, algunos indican que el nivel de valoración que se tiene hacia las medidas tomadas alcanza el 80%. ¿Acaso los peronistas se vienen mejores?

El inconsciente. López Obrador.

La gran frase que suena y resuena en los medios de comunicación y que dicen los médicos es que “la única vacuna con la que contamos es quedarnos en casa”. Un periodista argentino planteó (de manera clara y contundente) “tenes la posibilidad de salvar al mundo rascandote las pelotas”. Pero parece que el presidente de México no estaría entendiendo esto. Salió esta semana con un video en sus redes sociales pidiendo que la gente siga saliendo a la calle porque esto “fortalece la economía popular”. Sin embargo los alcaldes comienzan a soltar la mano de estos presidentes, la alcaldesa de Ciudad de México cerró cines, teatros y museos para evitar la propagación y llamó a que las personas se queden en sus casas. De los 32 estados mexicanos sin contar el DF, solo 6 de ellos cuentan con los recursos para afrontar una crisis sanitaria. En estos casos uno no sabe si AMLO vive en un mundo paralelo o es más fácil hacer caso omiso a la situación y hacerse cargo. Las críticas les llueven de todos los medios de comunicación y hasta la población elige el autoconfinamiento por miedo a lo que va a pasar. Recordemos que Boris Johnson tuvo un discurso similar y no solo terminó dando marcha atrás sobre sus palabras sino que también dió positivo por COVID-19.

En Argentina decimos que en tiempos difíciles conocemos a las personas tal cual son y en este caso no me queda duda. Cada uno decide priorizar lo que cree conveniente, algunos líderes la economía otros las vidas humanas. ¿Quién tiene razón? no se sabe. El tiempo va a mostrar quiénes tomaron las decisiones adecuadas y quiénes las incorrectas.

 

Sofía Fernández Valdés es Licenciada en Relaciones Internacionales y Licenciada en Administración Pública y Gobierno. Master en Comunicación y Marketing Político – CESCOMPOL y Universidad de Alcalá de Henares. Asesora en la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Ciudad de Buenos Aires. (@sofifernandezv)