Propaganda y Cine: una relación encubierta

Este es un trabajo que lleva inevitablemente a un viaje al pasado y a miles de acontecimientos que modificaron el curso de la historia. El cine es a la vez drama, espectáculo, industria, arte y también un medio de propaganda. Desde el momento en que se transformó en el arte masivo del siglo XX, se adjudicó a su vez, el rol de trasmisor de ideología. La elección de este medio de comunicación como dispositivo de propaganda, surge del atractivo que posee y de cómo teniendo una finalidad recreativa, puede llegar a tener alcances tan poderosos como para lograr crear, modificar o eliminar conductas y formar también nuevos valores. Se seleccionaron tres períodos americanos para contrastar distintos discursos políticos y propagandísticos bajados en la práctica del cine.

La Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría y las guerras pos atentados a las Torres Gemelas en el 2001, son los tiempos elegidos para efectuar este proyecto. Estos períodos dejaron una huella imborrable en el tiempo y en las generaciones que las vivieron y padecieron. De la mano del cine americano recordaremos más de cincuenta años de historia.