“Entre el soberanismo catalán termina la ‘guerra fría’ y puede empezar la batalla”. Entrevista a Toni Aira

TONI AIRA, entrevistado por Marina Isun

“El electorado soberanista va a seguir, por mucho tiempo, obligado a vivir bajo el fuego cruzado de los legitimistas papales y los reformistas” así afirma Josep María Martí Blanch en el análisis de su libro L’altra guerra de successió. ¿Qué piensa de esta afirmación?

Sobre el tiempo que queda de enfrentamiento entre las dos grandes almas del soberanismo político en Cataluña creo que vienen de lejos y sí, efectivamente tiene pinta de que tienen aún recorrido, pero tienen su origen mucho antes del “procés”. Durante el “procés” se abrieron nuevas heridas y por eso, lo que intento explicar en este libro es el origen del momento en que nos encontramos actualmente, y que puede ser decisivo para marcar un antes y un después en este fuego cruzado, en este enfrentamiento que dura tanto tiempo. Este 2020 y la campaña electoral que previsiblemente se vivirá en Cataluña durante este año y como máximo a principios de 2021 fijará un antes y un después de dos bloques muy enfrentados, últimamente muy igualados y que se pueden desigualar según sea el resultado electoral de las próximas elecciones en el Parlament.

Llevamos 10 años de ‘procés’ con un tira y afloja entre ambas fuerzas. ¿Cuáles creen que han sido los momentos clave de esta relación?

Yo creo que el “procés” ha vivido varios momentos clave y esta relación echa raíces mucho antes. Creo que en el contexto donde el tema estrella de la política catalana en los últimos años ha sido entre los hechos de octubre de 2017, el 1 d octubre y especialmente lo que vino después. Un 155 que llevó unas elecciones donde gana por sorpresa en el espacio político de Carles Puigdemont, que creo que marca el paréntesis donde nos encontramos ahora. Es por eso que, en mi opinión, las próximas elecciones en el Parlament marcarán un antes y un después porque nos sacaran de este paréntesis en el que tanto unos como otros consideran que estamos desde que el  21 de diciembre JxCat se impuso a ERC y frustró la expectativa que hace tiempo que Esquerra arrastra sin materializar de hacerse con una primera posición en las elecciones al Parlament.

En el último capítulo de esta relación, hay el desacuerdo sobre la necesidad de convocar elecciones. ¿Quién cree que ganará el pulso? ¿Qué lectura hace de las encuestas?

Hay muchos desacuerdos en los últimos tiempos y siempre han estado allí de manera más o menos explícita. Yo apunto en libro cómo la guerra hace décadas que existe y que hemos vivido momentos como el actual de cierta guerra fría, pero creo que estamos en un momento de claro desatar de  las hostilidades, vaticinando una nueva batalla a campo abierto. En principio el debate sobre convocar elecciones, si se librara entre ERC y JxCat, en estos momento está claro que lo gana JxCat, porque tiene entre sus filas al presidente, que es quien convoca, pero igual aquí mientras están disputando entre ellos dos, gana un tercero, que es el tribunal supremo inhabilitando a Torra y que acaba provocando elecciones .

El mundo post-convergente, en continuo proceso de restructuración, siguen creando nuevas siglas que representan distintas sensibilidades del espacio; Pdcat, Jxcat, la crida, convergents o el Partit Nacionalista de Catalunya…¿Qué alma acabara reinando sobre el espacio?

Creo que el alma que acabará imponiéndose, como mínimo a corto plazo, será quien tenga el liderazgo más potente. Los líderes políticos, no solo en Cataluña sino en todo el mundo, tienen un factor decantador más importante entre capas amplias de la población, en este sentido los partidarios de Carles Puigdemont tienen una gran ventaja competitiva respeto a sus compañeros de fila o de espacio político. Pero a la vez, no cabe menospreciar la importancia que tendrá en este contexto social que vivimos muy ligado a la necesidad de respuestas y soluciones en los problemas graves que tenemos, una opción política que puede dibujarse como útil, si alguien da con esta combinación de liderazgo o potente sinónimo de utilidad tiene las de ganar. Si se tiene una cosa o la otra yo creo que seguramente a día de hoy aun pesará mucho el liderazgo político.

El sucesor de Torra continúa siendo una incógnita. El goteo de nombres de la órbita de JxCat, ha continuado durante esta pandemia, Puigdemont está extrañamente silencioso y se ha constituido el Partit nacionalista català. ¿Qué perfiles ve usted más presidenciables? ¿Quién cree que recibirá el testigo de Torra?

El espacio político de JxCat si no se presenta unido dará una gran opción a ERC de hacerse por fin a su anhelada a una victoria en el Parlament. Es el clásico divide et impera, un espacio político que se divide cerca de las elecciones es un espacio político que tiene las de perder o mínimo las de no salir tan airoso como le podrían pintar las encuestas antes de esa división. De todas maneras, las encuestas se han equivocado mucho en Cataluña los últimos tiempos y especialmente con JxCat. Yo recuerdo las elecciones del 21-D donde la mayor de ellas daban a JxCat una orquilla entre 24-30 escasos diputados y ERC no le bajaban de los treinta y pico o algunas los acercaba a los cuarenta, finalmente, JxCat se impuso por 34 y ERC se quedó con 32. Es difícil que se repita esa coyuntura aunque las tendencias se pueden seguir dando si especialmente JxCat se presenta unida y si acierta con su nuevo o nuevos líderes electorales. Yo creo que será alguien que se diferencie en la oferta de ERC y eso puede implicar un perfil ligado a lo emocional, allí Laura Borràs siempre ha sido unas de las preferidas de Torra y de Carles Puigdemont. Ahora no está la mejor en las quinielas, pero no descartemos alguien de ese perfil o fuera de las filas actuales de JxCat.

En can ERC, parece que las cosas están más claras y que Aragonés seguirá siendo el líder intermitente mientras Junqueras siga encarcelado. ¿Qué tipo de liderazgo cree que ejerce? ¿El liderazgo emergente de Torrent, ha quedado ya en un segundo plano?

El liderazgo de Aragonés es un liderazgo que aún está por consolidar y por definirse como tal. En ERC, el líder indiscutible es Oriol Junqueras y actualmente Aragonés es más un co-líder o un líder subalterno de Junqueras. Debe descorcharse, debe hacer ese estirón que le permita dibujarse no solo en clave interna sino en la mayoría de electorado claramente independentista. También como líder que se proyecte presidencialmente, y aun le queda trecho. Por lo tanto, debe aprovechar el tiempo que quede antes de las elecciones. Torrent creo que ha entendido que ahora no es el momento de generar división en el espacio político de Esquerra, que las ha sufrido mucho, y que actualmente fía mucho de su suerte a mantenerse en orden. Ha identificado bien que tiene recorrido por delante si en estas elecciones Aragonés no tuviera éxito. En la recamara estará Torrent.

 

Toni Aira es Periodista, doctor en comunicación por la Universitat Ramon Llull. Codirector y profesor del Máster en Comunicación Política e Institucional del idEC-UPF. Profesor de comunicación política en la UPF Barcelona School of Management. (@toniaira)

Entrevista realizada por Marina Isun, consultora de comunicación (@marinaisun)

Ficha de su libro L’altra guerra de successió