¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú (Dr. Strangelove)

Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb (en España, ¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú; en Hispanoamérica, Dr. Insólito o: Cómo aprendí a dejar de preocuparme y amar la bomba) es una película angloamericana de 1964 del género de comedia, de humor negro, producida y dirigida por Stanley Kubrick. Con guion de Terry Southern y Kubrick, está basada en la novela de Peter George, Red Alert. Dr. Strangelove cuenta con la actuación estelar del comediante Peter Sellers, quien interpreta tres papeles distintos. Como muchas otras cintas de la época, la película fue filmada en blanco y negro, con abundantes escenas en penumbras, aspecto que enfatiza el característico humor negro de Kubrick.

El general de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, Jack D. Ripper (Sterling Hayden; nombre que se pronuncia Jack The Ripper, Jack el Destripador), planea dar comienzo a una guerra nuclear con la Unión Soviética con el objetivo de impedir lo que considera una conspiración comunista para fluorizar el agua, contaminando así los “preciosos fluidos corporales” de los estadounidenses. Da la orden, sin la autorización del presidente Merkin Muffley (Peter Sellers), a su escuadra nuclear de combate, de bombardear sus respectivos objetivos dentro de la Unión Soviética, con la esperanza de que el presidente ordene un ataque a gran escala al no encontrar otra opción.

El general Ripper desconoce, sin embargo, que los soviéticos cuentan con un “Dispositivo del Fin del Mundo”, el cual se activaría automáticamente en caso de detectar un ataque nuclear sobre territorio de la Unión Soviética, destruyendo toda vida sobre la faz de la Tierra por contaminación radiactiva.

El Dr. Strangelove (Peter Sellers), ex científico nazi y asesor del presidente, explica al personal congregado en el salón de guerra del Pentágono cómo el dispositivo es una extensión natural de la estrategia de la Guerra Fría de la destrucción mutua asegurada, que opera como disuasor a un intercambio nuclear real. Es más, la máquina no puede desconectarse, pues esto disminuiría su valor como disuasor.

Share