Panamá: de malas comunicaciones y declaraciones de guerra

MIGUEL SÁNCHEZ

Con casi un año como vencedor con alrededor del 33.07% de votos escrutados de las elecciones generales de Panamá del 2019, el  presidente electo Laurentino “Nito” Cortizo se enfrenta con la mayor crisis de su trayectoria política, o más bien, la peor crisis para cualquier mandatario a nivel mundial.

El 9 de marzo de 2020 el Ministerio de Salud (“MINSA”) informó en conferencia de prensa el primer caso registrado de COVID-19 en Panamá. El primer caso identificado fue una ciudadana panameña que había regresado recientemente de Madrid, España. La conferencia de prensa fue liderada por la Ministra de Salud, Rosario Turner que comunicó todos los protocolos establecidos e informó las nuevas medidas de seguridad pública y sanitaria, al igual que la cuarentena voluntaria.

A diferencia de otros mandatarios tales como, Carlos Alvarado en Costa Rica y Martin Vizcarra en Perú; tras las declaraciones del MINSA, el presidente Nito Cortizo se dirigió a la población panameña mediante un tweet desde su cuenta oficial, en la que confirmó el primer caso de COVID-19 en Panamá y lo calificaba como uno de los países más eficiente de la región en cuanto a la prevención y mitigación del Coronavirus. Sin embargo, Nito Cortizo no se dirigió a la población panameña en cadena nacional, hasta 3 días después de la comunicación del primer fallecido por COVID-19 en el país.

El 12 de marzo de 2020 a las 18:50 horas, Nito Cortizo se dirigió por primera vez oficialmente mediante cadena nacional. La primera intervención del presidente panameño se caracterizó por su impuntualidad, al comenzar con más de 50 minutos de retraso. Este hecho causó molestias en ciudadanos y periodistas que esperaban una comunicación formal con las medidas de seguridad pública y sanitaria por parte del presidente. En dicha conferencia, Nito se enfocó y esforzó en comunicar las medidas que adoptaría el Gobierno Nacional contra el COVID-19; sin embargo lo que llamó la atención de la población fue el poco esfuerzo del equipo de comunicación de la Presidencia de Panamá.

Posteriormente el 18 de marzo de 2020, Nito junto con su equipo de trabajo, comunicó el Plan Panamá Solidario que tiene por objetivo garantizar la tranquilidad social y cubrir las necesidades básicas de la población panameña, mediante la entrega de bonos a trabajadores informales afectados por la crisis económica producto del COVID-19. Adicionalmente, habilita un Centro de Atención Ciudadana Especializada para atender consultas y dudas relacionadas a cualquier ámbito del COVID-19; e impone cercos sanitarios y un toque de queda para los ciudadanos desde las 21:00 a las 5:00 horas.

El 24 de marzo de 2020, al llegar a los 445 casos confirmados de COVID-19, el Presidente Cortizo se dirigió nuevamente a la población en conferencia de prensa; y comunicó la orden de una cuarentena total en el país. Hombres y mujeres salen en diferentes días dependiendo de su último número de DNI y la prohibición del expendio de alcohol de manera indefinida mediante una “ley seca” (la “ley seca” será levantada en Panamá el 8 de mayo de 2020 y se limitará la cantidad de bebidas alcohólicas que podrá adquirir una persona). No obstante, el comentario de Nito que marcó la conferencia de prensa y quedó plasmado jocosamente en la memoria del pueblo panameño fue cuando recomendó muy seriamente y formal jalar la cadena “cada 3-4-5 veces que se utiliza el inodoro” para ahorrar agua, “porque ahí se va un galón, dos galones”.

Cortizo se dirigió nuevamente a la población, acompañado por su equipo de trabajo desde un centro de acopio de alimentos en la Ciudad de Panamá, mientras que varios voluntarios trabajando y preparando bolsas de alimentos para pobladores vulnerables, eran la imagen del fondo de pantalla de la conferencia de prensa. Nito reiteró que estábamos en “tiempos de guerra”, que “el virus es el enemigo”. Sin sentido alguno, decidió agradecer al Guayacán, especie de árbol nativa de América y que florece en Panamá durante los primeros meses de la temporada lluviosa; y al percatarse su gesto de gratitud sin sentido, decidió también agradecer a los profesionales sanitarios que estaban batallando contra el COVID-19. Además que nos recordó que el Gobierno Nacional estaba preparado para combatir desde “el día del Super Bowl” (2 de febrero de 2020) e invitó a su equipo a seguir alineado con el plan del Gobierno Nacional.

Luego en una corta conferencia con la cadena de televisión CNN en Español, Nito incentivó a mantener la unidad en la lucha contra el COVID-19 utilizando fallidamente una alegoría con un lápiz mongol 2B, en la que al romper un lápiz intentó representar que es fácil quebrar un solo lápiz, pero que al unir varios es más difícil quebrarlos, Alegoría que utilizó para representar ante CNN en Español la unidad del pueblo panameño.

Sin embargo, la peor decisión de comunicación de Presidencia fue la conferencia de prensa del 7 de abril de 2020, en la que Nito decidió dirigirse a Panamá en cadena nacional para tratar temas relacionados al COVID-19, utilizando como herramientas didácticas un mapa del Istmo de Panamá y un apuntador manual, casi simulando una clase de geografía del secundario. Durante dicha conferencia se experimentaron problemas de audio, que pudieron ser evitados por su equipo de comunicación; e incluso cayó el mapa del Istmo de Panamá sobre sus hombros interrumpiendo pleno conversatorio, Haciendo viral en redes sociales, memes, burlas y artículos que a Nito literalmente, “se le venía el país encima” justo cuando afirmaba que “el país saldría adelante”.

Tras dicho error garrafal, Nito continuó haciendo sus apariciones mediáticas. El 2 de mayo de 2020, después de otro retraso de 45 minutos para iniciar una conferencia, el Presidente Cortizo se dirigió nuevamente a la población. Sin embargo, su intervención no generó los comentarios o expectativas esperados por parte de la población. Es más, fue eclipsada por el acuerdo con el sector bancario en la promulgación de una moratoria en el pago de préstamos hasta diciembre de 2020.

Nito hace el esfuerzo y tiene las ganas de ser un líder carismático y elocuente, de reproducir en Panamá un liderazgo similar al de Omar Torrijos. Sin embargo, al momento de comunicarse, Nito pasa de ser el líder del país a convertirse en aquel abuelo que visitas cada verano en el campo y que al ser un chico capitalino, intenta fallidamente impresionarte con sus anécdotas del campo, una vida sencilla e historias heroicas de la vida en la finca cultivando y arreando el ganado, aunque su discurso sea desfasado y no concuerda con los intereses del nieto, el cual lamentablemente no le estás prestando realmente atención cuando habla.

Es necesario que Nito Cortizo contemple modificar o reestructurar su estrategia de comunicación y toma de decisión. Dado que, ante las presiones de su propio partido político, el Partido Revolucionario Democrático (PRD), la bancada de oposición y diferentes sectores del país, el sentimiento alarmista, la incertidumbre e inquietudes de la población respecto al futuro de la economía, y las medidas de protección pública y sanitaria está in crescendo.

Hasta la fecha de la publicación, Panamá es el país con mayor número de infectados por Covid en Centroamérica. Con respecto a lo anterior, Nito Cortizo debe optar otras dinámicas o redireccionar su discurso político al momento de liderizar la lucha de Panamá contra el covid-19, dado que claramente las carencias y falencias del personal de asesoramiento en comunicación política se hacen notar al momento de que el Presidente se dirige a la población panameña.

 

Miguel Sanchez es Licenciado en negocios internacionales, con master en marketing, estrategia y comunicación politica (@Mickeylodeon28)