Gran Bretaña y la nostalgia del imperio

PAUL HARRIS (AEON)

El imperio británico nunca careció de contradicciones. Un gigante mundial de pie con su bota militar en millones de cuellos, practicando la coerción comercial y el cinismo diplomático, sin embargo, de manera rutinaria se consideraba a sí mismo como un desvalido valiente. Sus héroes fueron el puñado de casacas rojas en la Deriva de Rorke que luchaban contra las masas zulúes, o el general Charles Gordon, de Jartum, que luchaba contra sus probabilidades en una última batalla contra fanáticos religiosos en el Sudán.

Soldados británicos, diplomáticos y comerciantes se imaginaron a sí mismos como conquistadores casi accidentales, derrotando a una cuarta parte de la masa terrestre del planeta entre té, tiffin y partidos de cricket. Mantuvieron un labio superior rígido y desprendido e ignoraron públicamente la desagradable realidad de la pistola Maxim, un lujo que los locales no podían permitirse.

Gran Bretaña prefirió ver su dominio de una quinta parte de la población mundial como una especie de misión benévola dada por Dios para llevar la ley, el orden y el libre comercio a los rincones del mundo. Como George Bernard Shaw criticaba: “El británico ordinario imagina que Dios es inglés“.

El sentimiento popular va acorde con los intelectuales oficiales. Tristram Hunt, un parlamentario laborista, acaba de publicar un libro sobre el legado urbano del Imperio en ciudades como Mumbai, Singapur y Dubai. El historiador Niall Ferguson ha hecho una industria casera a partir de defender el Imperio y lo postula como una fuerza para el bien que mantuvo a raya a otras potencias europeas más desagradables. Aunque, uno podría sugerir cortesmente que debería intentar decirle eso a los muertos de Amritsar. O los afrikaners en sus campos de concentración. O los adictos chinos que fueron víctimas del deseo de Gran Bretaña de defender sus derechos comerciales en el opio.

La nostalgia por el Imperio impregna también la cultura popular. Uno de los grandes éxitos recientes de la televisión británica es Indian Summers , una celebración del estilo de vida de Raj, ya que sigue las payasadas de los funcionarios coloniales en la antigua capital de verano de Shimla. Downton Abbey fetichiza la aristocracia de los años veinte y su forma de vida, adorando los pies de los conquistadores del mundo. Una de las principales cadenas de restaurantes indios de Londres, Dishoom, intenta recrear la cultura de los cafés de la década de 1920 en Bombay. El diseño interior de Gymkhana, votado como el mejor restaurante de Gran Bretaña en 2014, imita el estilo colonial, completo, con trofeos de caza y ventiladores de techo. La película  El Mejor Hotel Exótico Marigold (2011) – y su inevitable secuela – retratan a las ex colonias como el lugar cálido y acogedor donde uno puede ir para encontrar la buena vida.

El cálido baño británico de la nostalgia imperial también enmascara algunas verdades más difíciles. Como el propio imperio, esta nostalgia no es lo que pretende ser. Para empezar, esos muchos restaurantes que minan la veta rica de la fantasía imperial suelen ser propiedad de indios o británicos de ascendencia india. Observe el extraño destino de la Compañía de las Indias Orientales: la otrora poderosa cara corporativa del imperio aún perdura como un proveedor de comida fina y té inspirados en la India, de propiedad india.

Ahora es Gran Bretaña la que está siendo colonizada, y los que invaden son las fuerzas del capitalismo internacional, a menudo en forma de ultra ricos de las antiguas colonias. Las legiones de billetes verdes, no las casacas rojas, son los nuevos medios. El dinero extranjero, no los recursos conquistados, está inundando Londres. La antigua capital imperial lo hizo demasiado bien para convertirse en el centro mundial de las finanzas globales mediante la explotación de sus antiguos territorios, y ahora algunos de ellos regresan como una venganza.

El dinero en efectivo de Oriente Medio, Asia y Rusia está distorsionando el mercado inmobiliario de Londres más allá del reconocimiento. Harrods, que una vez fue el pináculo consumista de la grandeza imperial, es un adorno para Qatar (que lo compró a un egipcio). Los equipos de fútbol británicos, que durante mucho tiempo han simbolizado valores de clase trabajadora, se han convertido en vehículos para las ambiciones personales y nacionales de los oligarcas rusos, los empresarios asiáticos y los estados del Golfo por igual. La desigualdad grotesca es un sinónimo de la vida en la capital británica como consejos locales, horrorizada por el hecho de que las viviendas sociales para los pobres se encuentran en sus propiedades inmobiliarias repentinamente invaluables, conspiran para derribar los departamentos y reemplazarlos con apartamentos de lujo. Sus posibles propietarios en el extranjero probablemente nunca pasarán por las puertas delanteras. Los propietarios indios venden sus operaciones de acero británicas, llevando a miles de trabajadores al paro y al Gobierno a una crisis económica.

Incluso la idea de lo británico se está transformando. Está siendo adoptada con mucho entusiasmo por los inmigrantes en el Reino Unido, a menudo de antiguas colonias, y es vista cada vez más escépticamente por los viejos imperialistas mismos. En un reino cada vez más desunido, las primeras colonias con la forma de los galeses y escoceses también están luchando contra el yugo con sus propios parlamentos y poderes. Los mismos ingleses podrían ser la última nación en liberarse del imperio británico. Mientras sueñan con una visión en tono sepia de un pasado que nunca fue, ya no es solo la última expresión contradictoria de un imperio que siempre se negó a admitir su verdadera intención. También es ahora un refugio de un presente cada vez más incómodo y feo.

 

Paul Harris es periodista Ha trabajado en Gran Bretaña, África y los EE. UU., también como productor ejecutivo senior en Al Jazeera America, y como corresponsal en los EE. UU . De los periódicos The Observer y The  Guardian . Vive en Nueva York. Vía @aeonmag.

Este artículo es una traducción del artículo “A beleaguered Britain takes comfort in nostalgia for empire”, aparecido en la web de AEON y con licencia Creative Commons.

Traducido por Xavier Peytibi.

Aeon counter – do not remove