Diez claves para entender las elecciones de Castilla y León

JOSÉ MANUEL PÉREZ PADIAL

Se abre la veda electoral en Castilla y León para elegir ochenta procuradores el próximo 13 de febrero, y se abre la veda de las estrategias electorales de los partidos. Los más frikis de la política nos frotamos las manos, y cuando vemos echar a andar las caravanas electorales de partidos y medios se nos pone cara de niño en feria delante del mostrador de algodón de azúcar. No obstante, estas elecciones entrañan cierta complejidad y uno se puede perder en los detalles, y por ello he sintetizado en mis diez claves de cómo entiendo el tablero político para estas elecciones:

  1. Ayuso no es la candidata en estas elecciones. O, dicho de otra forma, Fernández Mañueco no tiene el carisma de la Presidenta de la CAM, ni tampoco sus ideas. Desde la dirección nacional del Partido Popular se empeñan en aparentar que esta obviedad no sea tan obvia, al intentar imitar la campaña electoral de la Comunidad de Madrid, pero parece tener poco recorrido una estrategia basada en un discurso que realmente no compartes y que tampoco casa con las políticas que has aplicado en tu trayectoria política, como es el caso de Fernández Mañueco. La caída en las encuestas, unido a la opción cada vez más probable de que tengan que recurrir a la propia Díaz Ayuso, atestiguan la campaña errática que viene desarrollando el Partido Popular.
  2. Tudancabilondo. El candidato del PSOE, Luis Tudanca, al igual que Gabilondo en las elecciones a la CAM, parece estar desorientado en campaña y no atinar con el factor que movilice el voto al PSOE. En este sentido, las encuestas (nota: quien escribe se niega a considerar como encuesta lo que hace el CIS) le vienen situando en el mismo escenario de 27-28 escaños… que no va a peor “gracias” a que Fernández Mañueco no es Ayuso, y a que no existe una alternativa como Más Madrid.
  3. VOX “siembra” futuro con Juan García Gallardo. El carisma de Ayuso frenó el ascenso de VOX en Madrid, pero la falta de carisma de Fernández Mañueco favorece el crecimiento de VOX. La sorpresiva apuesta de VOX por un candidato joven, abogado y ganador de concursos de debates, parece buscar ampliar el voto de las clases urbanas jóvenes y menores de 45 años. Se trataría de una apuesta de futuro para consolidar generacionalmente ese voto a VOX, combinada con la estrategia del partido de movilización del voto joven en redes sociales, así como con la férrea defensa de la agricultura, la caza y las costumbres de los pueblos más rurales y de sus gentes.
  4. Sin Yolanda, no Podemos. La plataforma política que previsiblemente va a liderar Yolanda Díaz y que ambiciona reagrupar el voto de ese flanco de la izquierda no ha llegado a tiempo para las elecciones de Castilla y León… o no ha querido llegar a un escenario perjudicial para sus intereses. Sin esta plataforma de Yolanda Díaz, Unidas Podemos se presenta a las elecciones siendo irrelevante y con cierto temor a una posible salida del parlamento regional, si bien las encuestas le dan una estabilidad en torno a tres procuradores.
  5. Ciudadanos y el código binario: uno-cero, cero-uno. Su representación en el parlamento regional pende de un hilo, un tema que no es baladí de cara a la supervivencia del partido a nivel nacional: para Ciudadanos es cuestión de vida o muerte mantener al menos un representante en cualquier institución con el que poder mantener su estructura política y con la que intentar poder ser llave de gobierno, para intentar remontar el vuelo pasados unos años. De no obtener representación, probablemente ya no la vuelvan a conseguir.
  6. La variable regionalista. En el caso de Castilla y León, UPL tiene un largo historial de representación en las cortes regionales, pero el regionalismo crece con la previsible irrupción de nuevos partidos en Soria, Palencia y otras provincias, con la incertidumbre de conocer cuántos procuradores obtendrán y si conseguirán decantar la mayoría.
  7. La nacionalización de la campaña electoral. Era previsible que el adelanto electoral de Castilla y León, por puro interés estratégico del Partido Popular para intentar remontar el vuelo en las encuestas nacionales, iría acompañado de una “nacionalización” de la campaña electoral a imitación de la campaña de Díaz Ayuso, focalizando sus ataques contra el PSOE y Pedro Sánchez. No es una técnica nueva, ni tampoco es de extrañar que, después de más de tres décadas de gobiernos populares en Castilla y León, se tenga que buscar un “enemigo externo” con el que intentar dar algún aliciente para mantener movilizado al electorado.
  8. La España <<Llenada>>: lo cierto es que TODOS los partidos están centrando la campaña en el mundo rural, pero la exageración, si no se conoce bien la materia, conlleva un riesgo de “patinazo” político que puede arruinarte una campaña: el ejemplo es Pablo Casado, intentando defender la ganadería intensiva escenificando su reivindicación en una explotación de ganadería extensiva, o diciendo que “los agricultores madrugan para ordeñar”, evidenciando no saber diferenciar entre agricultura y ganadería.
  9. Se me mira pero no se me toca: el Partido Popular y la “mayoría suficiente”, o como intentar que, cuando no tienes la absoluta, la mayoría simple te la complemente VOX sin que “manchen” (nótese el sarcasmo) sus gobiernos entrando a formar parte de ellos, e incluso que esos votos sean a cambio de nada. Además de por estrategia política ante futuras elecciones andaluzas y generales, en este comportamiento popular se observa un regusto a “castigo al hijo pródigo” por “marcharse de casa”, en una suerte de revancha contra VOX por robarle “sus votos”: lo cierto es que este sentimiento paternalista y pasivo-agresivo de los populares no se observa al otro lado del espectro ideológico, donde tradicionalmente PSOE e Izquierda Unida han pactado gobiernos en multitud de instituciones.
  10. El péndulo postelectoral. Por la derecha, las expectativas populares has disminuido desde rozar la mayoría absoluta, a conformarse con conseguir más de 32 escaños y que VOX no supere la decena, a fin de forzar el apoyo externo de VOX. Sin embargo, todos los indicios apuntan a que VOX será el partido que más crezca en estas elecciones y a convertirse en la tercera fuerza política de la región, con lo cual, al Partido Popular, de persistir en su cordón a VOX, solo le quedaría la repetición electoral -una posibilidad a la que ya han apuntado algunos medios-, o aceptar una posible abstención del PSOE. Por la izquierda, parece inamovible la foto de 27-28 escaños para PSOE y 3 para UP, con la única esperanza de que UPL y los diferentes partidos de la <<España Vaciada>> sumen una decena de escaños para, en caso de conseguir pactar con todos ellos sumar la absoluta.

Se presenta apasionante el desarrollo de la campaña electoral, de las elecciones y de los pactos post electorales de Castilla y León, que tanto pueden marcar el devenir de la política nacional en los próximos meses. Preparen sus palomitas. O su algodón de azúcar.

 

José Manuel Pérez Padial es Graduado en Derecho. Colaborador de VOX en comunicación y análisis político para Motril y Provincia de Granada (@Padipmj)