Year Hare Affair, o cuando unos conejos comunistas chinos nos cuentan la historia

GUILLEM PURSALS

Year Hare Affair es una serie de dibujos animados que se inicia en el Tratado de Nankín. Allí vemos representados diferentes personajes discutiendo alrededor de un mapa de China: un águila (que representa Estados Unidos), un oso (que representa Rusia), un pollo (que representa Japón) y por último un señor calvo con una larga trenza, que representa la dinastía Qing.

De repente, el oso y el pollo empiezan a discutir, mientras en la jamba de la puerta hay un conejito con un gorro con la estrella roja llorando. Mientras llora, se ve el sello imperial sellando documentos: el Tratado de Shimoneseki, la Rebelión de los Boxers. de pronto aparece otro señor calvo, con bigote, diciendo que se tiene que terminar con la humillación, y le corta la trenza a un funcionario. Representa a Sun Yat-sen, que expulsa del palacio a las potencias extranjeras.

En el siguiente cuadro, aparece otro señor calvo sin bigote, que representa a Chiang Kai-shek, lanzándole un ladrillo al conejito comunista. Se pelean, y aparecen el pollo japonés y el funcionario Qing, que representa la corte manchú, y también se pelean.

En seis minutos, la serie ha pasado las Guerras del Opio, la proclamación de la República, la Guerra Civil China, la Invasión japonesa de China, la segunda parte de la Guerra Civil después de la II Guerra Mundial, el exilio de Chiang Kai Shek y la proclamación de la República Popular de China en Tiannanmen.

El segundo episodio aparece un palito con una gorra militar norcoreana pidiendo ayuda al osito comunista, que recordemos representa la URSS. Este episodio va dedicado a la primera parte de la Guerra de Corea, hasta el cruce de China del rio Yalu, en la frontera de Corea del Norte. En él se ve como primero los soldados norcoreanos casi conquistan en su totalidad el territorio de los palitos con casco norteamericano, hasta que aparece el águila y los ayuda, expulsando a los palitos juche. Es Entonces cuando los conejitos comunistas deciden ayudar a los palitos juche.

La segunda parte, el tercer episodio, trata sobre el papel de China en la Guerra de Corea, recreando las duras condiciones de la Batalla del embalse de Chosin y la Batalla del río Ch’ongch’on, la primera cuando expulsaron a las tropas de Naciones Unidas de Corea, y la segunda cuando la República Popular Democrática de Corea recuperó todo el territorio hasta el paralelo 38.

Y así la serie lleva cinco temporadas, empezó en 2015, y el webcómic en el que se basa se empieza a publicar el 2011 hasta hoy. El autor es Lin Chao, y su idea era explicar desde una perspectiva china, la historia nacional y también los eventos que iban sucediendo a lo largo del s. XX de una manera patriótica y simpática.

En la serie podremos ver la Guerra Civil China, la Segunda Guerra Civil China, la Guerra India-Pakistán, la Guerra Sino-India, el establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y Japón, entre Estados Unidos y China, la revolución islámica de Irán, la diplomacia del Ping-Pong, la Crisis del Estrecho de Taiwán, la “Reforma y Apertura” de Deng Xiaoping, los conflictos Khrushev-Mao, la caída de la Unión Soviética, el enfrentamiento entre la República de Filipinas y China, e incluso la Resolución 2785 de la Asamblea General de Naciones Unidas, donde el único representante legítimo de China pasaba de Taiwán, a Beijing.

Si se quiere conocer la historia china, de la República Popular de China principalmente, pero también de lo que sería del período republicano antes de la Guerra Civil China, es recomendable. Aunque principalmente se basa en la historia militar y los conflictos existentes, también hace hincapié en los momentos cruciales de la política doméstica. Hay incluso un episodio dedicado al desarrollo de la industria ligera, que formó parte de los primeros planes quinquenales de la República Popular de China. Y como se crean tensiones entre la URSS y China por ello.

También muestra muy bien los diferentes momentos históricos y la relación con Estados Unidos. De ser una de las potencias que se repartieron la China de los Qing, a tender lazos de amistad más adelante, siempre de una seguida desconfianza por una serie de incumplimientos, y por su apoyo al gobierno de Taiwán y Japón.

No deja de ser curioso que una serie que se podría considerar infantil trate estos asuntos de alta diplomacia entre dos naciones, o la historia militar de su propio país. Tendríamos que reflexionar sobre si la serie realmente, aunque sea de dibujos es infantil, o no deja de ser una serie para todos los públicos realmente, donde en cada edad se captará una cosa distinta.

Es por ello por lo que la serie retrata momentos alegres y tristes de la historia nacional de la República Popular de China, desde las pérdidas que conllevan las inundaciones, desastres climatológicos, hasta victorias diplomáticas, productivas o militares. Incluso los conejitos en diferentes episodios, o incluso dibujados por miles de seguidores que tiene la serie, han servido para revivir el espíritu nacional. Llegando al punto donde la imagen de perfil que llevaba un soldado caído Xiao Siyuan en Galwan, donde hubo una escaramuza con la India el 15 de junio de 2020, era un conejo de Year Hare Affair con el actual uniforme militar, causando gran conmoción y reivindicación de la foto como símbolo de resistencia y comunidad nacional.

El despertar patriótico de la juventud china no se entendería sin una serie así, que ha combinado tan bien lo simpático y próximo, como un conejito, con unas cosas tan profundas como lo son:  el patriotismo, los valores de la revolución comunista y la defensa del país.

Así pues, es una serie de visión recomendada no solamente para entender la política china, sino para comprender también su historia desde su punto de vista. Un ejercicio que pocas veces se hace al analizar la política de un país.

 

Guillem Pursals es Politólogo y Máster en Seguridad. Analista de Relaciones Internacionales y Conflictos (@GPursals ‏)

Descargar en PDF

Ver todo el monográfico 16: “Propaganda política”