El pasado 24 de marzo, Joaquim Borràs, experto en protocolo y comunicación hizo un repaso, interesante y completo, acerca de las nuevas formas de participación política, y sus formas estéticas.

Para el ponente, éstas responden a la lógica de mostrar cercanía con su electorado potencial, huyendo de los covencionalismos de la política clásica. El ejemplo de las CUP en Catalunya –con sus camisetas reivindicativas-, de Pablo Iglesias –con su ropa de Alcampo-, Pedro Sánchez –con su camisa blanca estilo Renzi-, Albert Rivera – con sus vaqueros y americana-, o incluso de Felipe VI –con Guayabera en la cumbre iberoamericana-, son ejemplos de cómo la estética influye en la comunicación política de los nuevos líderes políticos, frente a las formas tradicionales de Mariano Rajoy o Alfredo Pérez Rubalcaba.

Estas estéticas, también influyen en las formas de participación y organización de las nuevas formaciones y movimientos políticos. Así, las camisetas del CUP o de ANOVA en Galicia, responden a estructuras de participación de tintes asamblearios y hasta cierto punto desenfadados, en los que alejar las formas tradicionales de las organizaciones políticas caen a favor del acercamiento a sus bases. Lo mismo ocurriría con la democracia interna de Ciudadanos, que no es asamblearia y no rechaza ciertas estructuras formales, o los medios digitales de Podemos. Algo parecido también se podría entender de las formas de relegitimización de la Monarquía de Felipe VI.

La relación entre estética y política, en definitiva, es un factor más a tener en cuenta para analizar las nuevas formas de participación política, desde el punto de vista del ponente, además, facilita la identificación de sus seguidores con los mensajes y la organización.

.

Beers-and-Politics-Modelo-3

Comments are closed.