El triunfo será nuestro

1936-07-24 - Indalecio Prieto


Quienes hayan leído mis últimos artículos en el diario donde habitualmente escribo, parte de los cuales fueron reproducidos por la Prensa de Madrid, comprenderán que en lo que está actualmente ocurriendo en España no puede haber para mí el factor de la sorpresa. Porque en esos artículos me cuidé, con reiteración machacona, de advertir la existencia del peligro, de marcar sus dimensiones. Y de una de mis advertencias más cautelosas fue la de decir que quienes confiasen en que el movimiento subversivo no habría de tener mayores proporciones que aquellas que alcanzó el 10 de agosto de 1932 se equivocaban fundamentalmente; pero que se equivocaban asimismo, y con igual magnitud, quienes, preparando la subversión, abrigasen la esperanza de un éxito tan fácil como aquel que fue conseguido el 13 de septiembre de 1923. Dije que la subversión, para mí segura, cuya proximidad y cuya intensidad me cuidé de anunciar públicamente, habría de encontrar una resistencia y que la lucha habría de ser cruenta.
Tomaron muchos este reiterado aviso mío como una expresión de pesimismo temperamental, que no niego, y menos he de negar ahora, porque el reconocimiento de ese defecto mío -es posible, así lo aguardo- dará más valor a mis palabras. Y, supusieron otros, que todo ello obedecía a una maniobra política, que figuraba entre mis designios, pero cuya finalidad no lograba yo alcanzar, ni nadie, con un sentido de la realidad, podía adivinar.
Pues bien: estamos, no diré yo que en la plenitud de la subversión, porque no es plenitud cuando se está en un periodo de visible decaimiento; pero estamos en medio de la subversión. En la rebelión más honda, más profunda, más cruenta, más trastornadora de todas cuantas pudo registrar hasta hoy la historia de España
En este trance de dolor, en este trance dramático, intensamente trágico, constituye hoy España el espectáculo del mundo. El mundo entero tiene puestos en nosotros sus ojos. Quizás algunos entre quienes me escuchan supongan que lo que acabo de decir, en orden al cumplimiento de mis predicciones, es una jactancia, más pueril, más mezquina, más menguada, más desdeñable en estos instantes tan críticos para España. Para dejar compensada esa jactancia, si tal la reputarán algunos de los que me escuchan, voy a hacer esta confesión de un error mío. Error que yo podía callar, dejándolo en las intimidades de mi pecho, porque nada me obliga a la confesión, por cuanto que en este aspecto yo no había hecho públicamente ninguna clase de predicciones. La compensación que ofrezco a esa jactancia es la confesión del error siguiente: en el que yo estaba al suponer que el pueblo madrileño -que me perdone esta suposición íntima que ahora confieso-, que el pueblo madrileño no era capaz del grado de heroismo, de bravura, de fortalecimiento al ciudadano, de virilidad, en suma, de que ha dado ejemplo en estas jornadas que habrán de quedar incorporadas, escritas con letras de sangre, a la historia de nuestra Patria. Yo no creí que el proletariado de Madrid, todos sus elementos populares, hubiesen sido capaces de realizar lo que han realizado. Y ahora, puesto que vuestra curiosidad estará más legítimamente pretendida de las información que de las palabras que tengan tono de arenga y aire de soflama, os voy a dar yo mi información.
Conste que a la hora actual y en los días que van transcurridos desde que se inició en la plaza de Melilla la subversión militar, hoy en decadencia, ni he escuchado una referencia radiofónica ni he leído una línea de periódico. Mi atención ha estado atenta a los problemas del minuto. Adherido incondicionalmente al Gobierno de la República, sirviéndole con la dignidad de un ordenanza, viviendo la vida dramática de estas jornadas al minuto, no me interesaba nada de lo retrospectivo; no he querido enterarme de lo que había sucedido, sino de lo que estaba sucediendo, de lo que iba a suceder. Por consiguiente, mi atención ha estado completamente separada de la Prensa y de las impresiones radiofónicas.
La información que yo os voy a dar es la mía, la que he vivido yo, y, al hacerlo, conste que no sé si me expenso a contradicciones con las versiones radiofónicas y de Prensa que hayan llegado hasta vosotros. Pero yo tengo entre mis cualidades, que mi soberbia me veda callar, la de una profunda observación de los hechos y de los hombres. Y, a través de esta observación mía, no sola enfocada al incidente inmediato a mí, sino también enfocada a la contemplación panorámica del pais en guerra civil, vais a encontrar ahora reflejada esa información, después de pasar por el tamiz del espíritu, pero con una absoluta imparcialidad. Porque no creo en la eficacia el embuste, ni creo tampoco,en estos momentos, en la eficacia del disimulo, en la eficacia de la deformación y, mucho menos, en la eficacia e la hipérbole. La verdad desnuda.
Empiezo por confesar -lo he dicho antes- que estamos ante la subversión de mayor magnitud que ha podido registrar hasta ahora la historia de España, y que esa subversión está en franco declive. Yo no me desharé en improperios, que serían inútiles dirigidos a quienes han producido esta subversión; tengo por seguro que muchos de ellos sentirán temblando el alma en estos instantes, cuando llegue hasta lo profundo de ella el acento de mi voz a decirles que han cometido, crimen monstruoso, han incurrido en una enorme equivocación. Y la equivocación procede de suponer a las multitudes españolas totalmente desvinculadas de la conquista que para ellas significaba la República democrática.
Cierto que hay fuerzas -y entre esos sectores me encuentro yo-, las principales en que el régimen se sustenta, que no se conforman, porque ello no colma sus aspiraciones, con las conquistas que en el orden social y en el político les representa la República. Pero todos, todos, con una visión exacta de la realidad, se dan cuenta perfecta -y en los momentos de la lucha lo han evidenciado con su unión tesonera y brava- que no pueden consentir en nuestro pais un retroceso político y social.
Habreis advertido que, sin querer, dejándome llevar arrastras por mi temperamento, me he desviado circunstancialmente de mi propósito de informaros.
A mi entender, el movimiento subversivo está perdido desde el instante mismo en que le falló una de sus piezas más fundamentales. Esa pieza fundamental a que aludo fue la Escuadra, la Armada española. Contaban quienes han preparado la subversión con la adscripción incondicional de la flota de guerra española. Esa flota de guerra española está al lado del Gobierno de la República. Cierto que ello ha sido posible después de deponer los mandos, con todos los cuales se contaba. Pero la adscripción a la legalidad republicana vigente, regida en su mayor parte hoy por los hijos del pueblo, que ostentan los puestos de mando en los puentes de cada uno de los barcos, imposibilita la aportación a los campos de lucha en la península del ejército que Africa; ejército de Africa que, naturalmente, por la misión que allí desempeña, es un ejército a cuyas unidades hay que atribuir mayor eficiencia que a las unidades peninsulares. El ejército de Africa, sus elementos bélicos, no pueden pasar el Estrecho. Quedan allí confinados. Ahora bien: permitidme, españoles que me escucháis, que pida a todos que rindáis vuestra pasión parcial en estos momentos de lucha, para el reconocimiento de un hecho a mi juicio monstruoso, y es éste el de que los directores de la subversión no han vacilado en colocar a España en el plano internacional en circunstancias delicadísimas, provocando la subversión en territorios que no son de plena soberanía nacional. España, a través de diversos Tratados internacionales, tiene una misión muy circunscrita, muy limitada, entreverada incluso con una soberanía superior a la del Sultán, que sólo circunstancialmente se delega en el Jalifa; tiene una misión de protectorado sobre una zona del antiguo Imperio marroquí. Y es lamentable, triste, dolorosísimo, que quienes hayan querido subvertir el régimen en España, no hayan vacilado en llevar a la zona de la lucha a un territorio en el cual la disciplina, el acatamiento a las instituciones, la corrección de la conducta, eran prenda inexcusable de garantía de que España sabía cumplir allí la misión que otras potencias, en convenios con ella, la confirieron.
Y tras esto, quizá por esa ceguera que ha producido el fracaso inicial de ver a la escuadra española cortar todo posible envío de fuerzas a la Península, también hay que lamentar que se hayan producido incidentes verdaderamente peligrosos para el prestigio de España -para el prestigio de España, que es un patrimonio común- a las puertas mismas de Tánger y hasta en la misma dársena de la plaza inglesa de Gibraltar. No han debido de medir bien, desbocados por la pasión, la responsabilidad; responsabilidad histórica mucho más alta que esa otra que es una gallardía profesional puede perfectamente desdeñar, de jugarse la carrera el destino, el porvenir y la vida. Que yo acepto en el enemigo todas esas cualidades que quedan apuntadas en estas últimas palabras. Pero bien hubiese estado que, puesto que tan sobrados de medios se creían contar, hubiesen limitado su acción a esta tierra española, constante escenario de desventuras y que ahora siente sobre sus entrañas el palpitar de esta inmensa tragedia.
Pues bien, volviendo al relato: la sublevación fracasó allí, se desarticuló una de las piezas principales, y luueg se desarticulóotra en la acometida a Madrid. Sabéis, lo sabréis de sobra, cómo se rindió el cuartel de la Montaña después de una lucha brava y cómo, tras esa rendición, el movimiento quedó totalmente desarticulado en Madrid.
Por cinco sitios distintos, simultáneamente, en los dos días anteriores a este que está finalizando cuando os hablo, se ha intentado forzar elpaso a Madrid. Pues bien, en los cinco sitios, simultáneamente, han sido batidos los rebeldes. De su moral sabemos lo que ellos no saben de la nuestra y lo que no pueden seguramente adivinar. Sabemos de su moral porque tenemos prisioneros suyos en gran número. Y por ellos tenemos el testimonio fehaciente de cómo los soldados que figuran en las columnas de ataque organizadas por la rebeldía no sienten impulso alguno acometedor: aprovechan el primer contacto con nuestras milicias o con las avanzadas de los elementos armados que siguen fieles al Gobierno, para entregarse. Y ofrecen, como primera prueba de su desvinculación con el movimiento a que se les ha arrastrado, la dotación entera de sus municiones, para probar ante quienes les aprehenden que no han disparado un solo tiro
Y se batió al enemigo en el Alto del León, cayendo en nuestro poder incluso piezas de 15 del regimiento pesado de Segovia, Y se batió y se le disperso en el puerto de Somosierra. Y aquí yo -que incluso me he permitido, en esta febrilidad que se ha apoderado de todoas, dar consejos tácticos y estratégicos-, yo me apresuré arecomendar a aquellas gentes nuestras que, en su ardimiento, bajaban por Somosierra hacia Cerezo, camino de Aranda del Duero, que se contuvieran. Porque no nos interesaba la lucha en la llanura, a orillas del Duero, donde podía incluso ser objeto de resultados parcialmente desfavorables; que para Madrid bastaba y sobraba mantener inaccesibles todos los puertos por los cuales es posible la entrada Norte a Madrid, a través de la sierra de Guadarrama. Todos, todos han querido ser tomados; todos, todos están en nuestro poder; en todos esos lugares ha sido abatido el enemigo.
Frente a todos los embustes qie esta magia bruja de la Radiotelefonía puede producir, y entre los cuales figura, en unos, el de mimierte, en otros, el de mi huida, yo os digo qe eso ha constituido para las milicias populares de Madrid, bisoñas, mal encuadradas, un triunfo alentador, que anoche se traducía en las calles de Madrid en manifestaciones populares, donde juntos, en una miltitud abigarrada,guardias civiles al servicio del Gobierno, guardias de Asalto fieles, carabineros leales,y el pueblo entero de Madrid, se juntaban por las rúas, marchando en avalancha inmensa, formando cortejos de entusiasmo caluroso, que emocionaban y arrancaban lágrimas a hombres que tenemos, en el contacto ccon las multitudes, por veteranía, cierta insensibilidad.
Pues bien, no sólo os debo y os puedo hablar de los combates victoriosos librados en los picachos de la sierra de Guadarrama. El acceso más fácil a Madrid, procedente del Norte y del Nordeste por la carretera de Aragón (Guadalajara), quiso asegurarse con una resistencia, que yo debo calificar de heroica, por pate de los elementos que defendieron aquella antigua ciudad, Once horas duró el combate. Y ese combate terminó con una victoria absoluta de las fuerza populares adictas al Gobierno, que rebasaba ya Guadalajara, carretera de Aragón adelantey carretera de Soria arriba, van impetuosas al encentro de fuerzas que dicen salir de ciudades más norteñas y que, hasta ahora, salvo avanzadas exploradoras, por cierto, todas ellas desprovistas de audacia, no han dado fe de vida.
Este es Madrid. ¡Ah! Este es Madrid, muy distinto al que presentan las informaciones falsasm según las cuales Madrid está sitiao, sufriendo la angustia de un asedio y la tortura de una falta de víveres. ¡En Madrid hay de todo! Y asedio no sufre ninguno. No hay mñas angustia para el calor vivo del entusiasmo de las multitudes, no hay más angustia en el centro de las jornadas que la de este calor del estío madrileño, verdaderamente abrasador. Por lo demásm Madrid yo no os diré que es el Madrid normal, porqe el Madrid normal es un Madrid relativamente silencioso en esta época de la canícula, en que le abandonaron una gran parte de sus habitantes; Madrid es en estos días un Madrid ruidoso, de júbilo, de algazara y de entusiasmo: éste es Madrid.
Ahora bien; vosotros, silenciosos oyentes míos, tenéis derecho a formular en silencio esta pregunta: "Bien; sí, te creemos: ése será Madrid. ¿Pero qué es España?" Pues os lo voy a decir.
Yo he comunicado readiotelefónicamente durante el día de hoy con el Norte de España. Todo el Cantábrico es nuestro. ¡Todo! Asturias, Santander, Vizcaya, Guipúzcoa.
En Asturias, sublime generosidad nuevamente manifestada: la de los mineros asturianos. En Asturias etá sitiado en Oviedo el coronel Aranda con todas las fuerzas que estaban al servicio de aquella Comandancia militar, extraordinariamente dotada, es cierto,desde los sucesos de octubre de 1934. No niego eficiencia, por la cantidad y por la selección, a las fuerzas que manda el coronel Aranda; no niego tampoco inteligencia a este militar, que es, quizá -yo rindo justicia al enemigo-, uno de los militares más perfectamente conocedores de su oficio. ¡Ah! Pero estos conocimientos del coronel Aranda, que han sido útiles en la sorpresa con respecto a su actitud en las horas preliminares de su subvlevación, son totalmente inútiles a esta hora. Está encajonado en Oviedo,está realmente sitiado en Oviedo.
Y la generosidad de los mineros asturianos es ésta: que teniendo bríos, elementos -disponen incluso de artillería-, fuerzas sobradas para tomar Oviedo, renuncian de momento al empeño, queriendo evitar la torrentera de sangre que nuevamente va a correr por las rúas de la vieja ciudad, y quieren aguardar a que en la inteligencia del coronel Aranda entre el convencimiento de que aquellos auxiliós que esperaba son totalmente imposibles. Y han pedido simplemente que, a través de una pequeña demostración aérea, se haga entender al coronel Aranda que su resistencia es inútil y que su porfía en el mantenimiento de la subvlevación, una vez que se agote la paciencia de estos hombres generosísimos, puede traducirse en la página más ferozmente sangrienta de esta maldta subversión, que, por bien de todos, debiera acabar instantáneamente.
Hay un viejo aforismo militar: plaza sitiada, plaza tomada. Al coronel Aranda, conocedor del terreno, no se le puede ocurrir la malaventurada idea de hacer una salida, que supondría, que equivaldría a que unos cuantos están a sus órdenes perecieran.
¿Auxilios? ¿De dónde? ¡Si a la hora actual todos los reclaman para sí! Angustiosamente lo pide por radio Zaragoza, amenazada por tres columnas que bajan de Cataluña en diversas direcciones, y por esta otra que, desbordando Guadalajara, marcha también en dirección a la ciudad de los Sitios. Lo clama Valladolid. Lo exige Burgos. Todos aparta del ropaje cn que se quieran encubrir las situaciones críticas, con acentos de angustia verdadera.
Y todo el litoral de Levante, todo; de Cataluña a Málaga es enteramente nuestro. ¡Enteramente nuestro! Unido a Madrid con una comunicación que no se ha interrumpiado, ni puede interrumpirse, a través de la carretera de Cuenca y de la línea férrea.
Y oid esta predicción, para que, si se cumple, sirva cuando menos para dar mayor crédito a mis palabras: que dentro de muy poco, al rayas el día próximo, caerá Albacete y quedara asegurada también otra comunciación con esta zona de Levante, donde no se ha producido ningún alzamiento contra la República. Albaceta está amenzado esta noche por la invasión de dos columnas fortísimas, procedente launa de Alicante,a través de Almansa y Chinchilla, y otra de Murcia, a través de Hellín; ambas columnas, jubilosas, entusiastas y llenas de ardos, acampan esta noche a la vista de Albaceta, dispuestas a entrar en la ciudad cuando raye el día, y a deshacer este nudo que puede interceptar una de las comunicaciones con Levante.
Pues bien, en esta subversión militar ha fallado la sorpresa, que es como pueden producirse todas las subversiones, y digo que ha fallado la sorpresa, porque nadie de los directores del movimiento han podido imaginar el volumen de la resistencia popular. Un ejército o parte de un ejército que actúe, fijaos bien, no en territorio extranjero, sino sobre su propia patria, y que no cuenta con la adhesión popular, con la adhesión del pueblo, ese ejército, por eficaces que fuern sus medios -y son bien defectuosas aquellos de que disponen las fuerzas sublevadas-, ese ejército forzosamente tiene que sucumbir. Ello es fatal, inevitable, irremediable. No hay geno de la guerra entre los generales que acaudillan esas fuerzas -dejo a salvo todos los respetos que colectivamente me merecen u los muy personales que he rendido públicamente a algunos de ellos-:pero aunque hubiese genios, aunque todo el espíritu de la milicia española, de Anníbal acá, por una concentración prodigiosa y superhumana, acabaran porvincularse en uno de ellos, sus facultades no podrían llegar a transformar una verdad tan evidente como es ésta: el pueblo español no está con ellos, el pueblo está con la República, el pueblo está con el Gobierno.
¡Ah! Su error, su error es creer expresión y representación del pueblo a los gurpos de gentes apasionadas, furiosamente alocadas, paisanos que se han adherido a las columnas -yo les rindo este tributo, porque a ello me obliga el respeto y el culto que siempre guardo a la verdad-, y que son los que, formando en la vanguardia, se baten. El soldado no se bate, el soldado no se bate, el soldado no siente el impulso acometedo que ha engendrado la pasión de los directores de este movimiento. ¡Ah! Y cuando esto es así, y la masa de combatientes flaquea, porque no tiene honduras morales combativas, por mucho, por grande, por temerario que sea el valor de una élite, su esfuerzo es inútil, no tiene más que un camino, el del sacrificio; pero no tiene el otro camino, el de la eficacia. Y sacrificio inútil,a veces ni siquiera enaltece.
Y en esas condiciones, yo, que soy un pesimista impenitente, tengo que proclamar aquí mi pleno optimismo. Tened la seguridad de que si no lo sintiera, de que si no estuviera arraigado dentre de mí, yo no lo gritaria a pleno pulmón, como lo grito a través de este micrófono, para que llegue mi volz del uno al otro confín de España. Acaso, más que acaso seguramente, yo no me sentiría capaz de disimularlo, de decir cosas contrarias a mis sentimientos, de enfocar el panorama con lentes distintas a aquellas con las cuales yo veo. Hubiese eludido este trance, no hubiese comparecido ante vosotros, porque me hubiese sentido capaz de engañaros.
El terror terrible de quienes han promovido y diigido esta subversión consiste en no tener capacidad para medir exactamente las realidades. Voy a ponerme, para estta digresión, que sabréis perdonarme, en el propio plano de los adversarios, de los sblevados, de los insurrectos, de los rebeldes. Y voy a descontar que ninguna otra ambición -ambiciones personales, de mdero y de gloria, que son también ambiciones, y son ambciones lamentables las de las glorias personales cuando se va en busca de ellas en daño del pueblo- les anima; voy a suponer que la ambición del medro, desde luego la del lucro, y hasta la de la gloria, están descontadas en este impulso. Voy a establecer el supuesto de que ellos creyeran que el régimen republicano llevaba rumbos defectuosos, contenía anormalidades, causaba daños. Aceptémoslo a efectos de esta digresión. ¿Pero acaso han creído que un daño infinitamente mayor, la brecha terrible que están abriendo en el cuerpo de esta Patria desangrada, está justificado por la corrección de daños que, si existen,y en el volumen mismo que ellos lo aprecian, son infinitamente menores a este desgarrón inmenso que deja al descubierto al mundo nuestras propias entrañas? Y yo, que soy un español hasta el tuétanoy que mis ideas internacionalistas no han menguado jamás, ¡jamás!, oídlo, ¡jamás!, el amor por mí España, donde nací, y en cuya tierra irán a pudrirse mis huesos, yo quiero llamar a la conciencia de todos, pero singularmente de estos hombres, y pintales ahora ese espectáculo, aparte de aquellos sucesos a que antes me referí, iniciados en una casa relativamente ajena, que no era la propia, y donde nuestra conducta deber ser más acrisolada, y aquellos incidentes posteriores, donde la temeridad ha llegado a arrojar bombas desde los aviones, elevados en Marruecos, casi en los malecones de la plaza de Gibraltar. ¿Consuela acaso a estos hombres el espectáculo de que nuestras dársenas peninsulares se vean ahora pobladas de navíos extranjeros, que no vienen en visita de mera cortesía, ni de cumplimiento ritual, sino a asegurar la vida y a proteger los intereses de sus súbditos, como una declaración previa de nuestra incapacidad colectiva para asegurar esas vidas y esos intereses? Medítenlo, medítenlo, medítenlo.
Yo no haré a cuenta de ello más reflexiones; que a hombres que tengan el alma cultivada por los efluvios de sentimientos delicados que en ella hacen florecer las ideas generosas, creo que bastará simplemente esta enunciación para que quede grabada, como yo quiero que quede, esta impresión de una angustia, que, si tiene alfo en sí, no es la angustia de una derrota que no preveo, que descarto, que la elimino,porqe el triunfo nuestro es seguro, es definitivo; pero que tendrá tantos metros cúbicos de sangre como ellos quieran.
Su impotencia para mí es evidentísima, Su derrota está en mi espíritu registrada ya de un modo inconmovible. ¡Ah! El valor supremo de los grandes hombres es el de la abnegación. La bravura es cosa circunstancial, acado inconsciente; contagiosa como el miedo. Aquí, en las masas populares, se ha contagiado la bravura, se ha contagiado la valentía, se ha contagiado el ardor. En las masas que les siguen, las masas de los soldados hijos del pueblo, se contagia el miedo. Entre esos dos contagios, respecto de los cuales el valor de las subjetividades, por muy destacadas que sean, es nulo, el resultado es previsible. ¿A qué teñir más de sangre las calles de las viejas ciudades de España y los campos de nuesttra vieja nación?
Sin querer, porque no era ése mi propósito, pero dejándome arrastrar por un impulso espiritual, esta elocución mía parece ir dirigida, y lo es, en efecto -es una realidad indiscutible-, más al enemigo, más al adversario, que al amigo, al afín, al que lucha con uno. Se equivocaron quienes, dejando desbordar su recelo, supongan que esto es una arenga de encargo; es sencillamente una manifestación de mi espíritu.
Y yo digo a los republicanos, socialistas, obreros todos que están al lado del Frente Popular, y lo digo, no como una insuflación de un optimismo artificioso, sino como la expresión de una convicción hondamente sincera, que el triunfo es nuestro. Yo no necesito decir que no desfallezcáis, porque os veo contagiados en esa ola de valor volcánico que, cuando surge, lo arrolla todo.
Y al enemigo le digo: estás ya de hecho vencido. Mide tu responsabilidad, mide tus equivocaciones. Mírate por dentro, contémplate, y a ver si encuentras en tu panorama interior paisaje alguno que te invite a la continuación de esta lucha, porque rendición, no la esperes. ¡Rendición no la esperes! ¡¡Rendición no la esperes!! Encontrarás cadáveres; pero no hallarás prisioneros. Nada más, españoles.