La Revolución Necesaria (64 Asamblea de la ONU)

2009-09-15 - Hugo Chávez


Estimados amigos, amigas, jefes de estado, jefes de gobierno, cancilleres, embajadores, embajadoras… y demás. Amigos y amigas, ciudadanos del mundo, que se congregan aquí como todos los años en esta reunión de tanta importancia para el mundo.

Me da mucho gusto volver a Nueva York, volver a Naciones Unidas, después de varios años.

Y agradezco mucho, toda la cooperación, toda la… la manera como han recibido a nuestra delegación. Estuvimos anoche, por cierto, en el teatro Lincoln. Viendo una película, una película hecha por Oliver Stone, en estos últimos meses de… o en…a lo largo de este año. Una película… cuyo título mueve ya a reflexionar, a pensar: Esa película se llama: “Al Sur de la Frontera”. Allí ustedes podrán ver al presidente Evo Morales masticando coca, junto a Stone. Y como dice el presidente Morales: “la coca no es cocaína”. Ahí podrán ver a Cristina, la presidenta argentina, y el carro del general Perón, y sus reflexiones sobre lo que hoy acontece en Suramérica, en América latina; ahí podrán ustedes ver a Lula, el presidente del Brasil, en la Guajira venezolana, inspeccionando junto con nosotros núcleos productivos que estamos levantando con los pueblos indígenas de la Guajira, explotados durante siglos; ahí podrán ver ustedes también al presidente Fernando Lugo, obispo, teólogo de la Liberación. Y como él mismo lo dice: “viviendo ahora en la residencia que ocupó durante muchos años Strossner”. Y cómo un obispo ahora llegó a presidente; ahí podrán ver a Rafael Correa, el presidente ecuatoriano, en la Habana, junto con el presidente Raúl Castro. Podrán ver a Fidel. Podrán ver incluso a Obama, en Trinidad, conversando con un grupo de nosotros, con la mano extendida y la sonrisa abierta. Creo que es una interesante película de las tantas que ha hecho ese gran cineasta de EEUU que es Oliver Stone. Ya había hecho una de Fidel –dos de Fidel: “Looking For Fidel” y el “Comandante”. En esa película, señor presidente, hay muchos códigos, muchos códigos que pudieran ayudar, ayudarnos a descifrar los enigmas del tiempo que vivimos. Anoche, después de la película, nos quedamos un rato, conversando con un grupo de… de personas de EEUU y de otras partes del mundo, y… fue muy aleccionador ese contacto y muy… muy sintomático de la importancia que tiene lo que llama Fidel Castro “la batalla de las ideas”. Una señora se me acercó, una señora ya de unos 50 y tantos años y me dijo: “yo estoy muy felíz”, me dice, ella medio habla español, es norteamericana; muy blanca ella, la típica ciudadana pues, nacida por estas tierras. Y me dijo “yo estoy muy feliz” y yo le pregunto por qué “porque ahora me doy cuenta, después de haber visto esta película, yo pensé que usted era malo, muy malo”. Esa persona es VÍCTIMA del bombardeo mediático, del bombardeo ideológico que cae de manera inclemente sobre este país, sobre EEUU y sobre el mundo, tratando de invertir la realidad de poner “el mundo al revés” como dice Eduardo Galeano. “Al Sur de la Frontera” se llama esa película. Yo me valgo de esa ocasión y de ese título: “Al Sur de la Frontera”, para decir: que allá, al sur de la frontera, ¡hay una Revolución!, ¡hay una Revolución en Sur América!, ¡hay una Revolución en América Latina!, ¡hay una Revolución en el Caribe! Es necesario que el mundo lo vea, lo asuma, y lo acepte, porque es una realidad que no va a cambiar. Además, habría que decir, señor presidente, que es un Revolución que trasciende lo ideológico, es una Revolución hasta geográfica, geopolítica; es una Revolución de los tiempos, es histórica, tiene raíces muy profundas; es una Revolución moral, espiritual, TOTAL. Es la Revolución Necesaria. Así lo creemos nosotros. Es grande esa Revolución, es una gran Revolución. Y va a seguir creciendo a medida que pasen los días, a medida que pasen los meses, a medida que pasen los años. Es grande -¿por qué es grande? Es grande por el tiempo que carga por dentro. Son siglos, son siglos que se convirtieron en un solo tiempo. Es grande por el espacio que abarca.

Yahya Jammeh, te espero allá en Margarita. Presidente de Gambia… Ponte el aparatico aquí, (Risas)… ok. Yahya. ¡Viva el Africa! (Aplausos) Yo no voy a hablar más que Ghadafi (Risas)… Ghadafi habló por todos. (Aplausos) Ese aplauso es para Ghadafi y su discurso. Tampoco voy a hablar menos que Obama ni que Lula… Pasen, pasen, los que están llegando, vayan pasando. Bueno,…

Esa Revolución es grande por el tiempo, decía yo, el tiempo acumulado, tiempo acumulado. Son siglos acumulados de batalla, de lucha, de esperanza, de sufrimiento de millones y millones de seres humanos de la América Latina y del Caribe. Es una Revolución grande en el espacio que va ocupando. Es grande la Revolución por las profundidades en la que se hunde. Es grande esa Revolución por las Masas de pueblo que se suman a ella –¡nadie pretenda frenarla! Nadie, nadie podrá frenarla.

Ayer lo dijo el presidente Morales aquí. Ese gran compañero, ese gran líder indígena, aymara, Evo Morales. Y lo dice también en la película, que no se la vayan a perder, “Al Sur de la Frontera”.

Ya me dijo anoche Oliver Stone que ya estaban presionando para que NO la viera el pueblo de EEUU –vaya que la Libertad de Expresión dónde anda, pues. Es apenas una película ¿le van a tener miedo a una película? Pero ya empezaron las presiones de los monopolios que manejan ¿no? El cine, las salas de cine, todos esos son monopolios. Presionan. Pero la película va a correr por ahí. Afortunadamente estamos en la era de la informática, las telecomunicaciones. Ya no dependen de las salas de cine, que manejen los monopolios.

Ahí lo dice Evo en la película, hablando con Oliver Stone y recordando la frase que lanzó un gran líder aymara, su tatara-tatara-abuelo, que fue asesinado como millones fueron asesinados por la invasión española, portuguesa, inglesa, europea pues, a este continente.

¿Saben ustedes? Yo sé que lo saben. Cuando llegaron los barcos europeos a estas tierras de América, vivían cerca de 90 millones de aborígenes. 200 años después quedaban 4 millones. Cuatro. Uno de los más grandes genocidios que en la historia han sido. El genocidio del Continente, del adyayala como la llamaban y la siguen llamando nuestros aborígenes.

Pues Evo repite la frase de aquel líder aymara que fue descuartizado, le amarraron un caballo en este brazo, otro caballo en este, otro caballo en una pierna, y otro caballo en la otra. Y halaron y halaron y halaron. Y el indio moría, moría, y lanzó una profecía: “¡hoy muero, dijo, Tupac Katari, hoy muero, pero algún día regresaré hecho millones!”. Ha regresado Tupac Katari. Somos millones, ¡somos millones! (Aplausos) Y nada ni nadie podrá detener… nada ni nadie podrá retener la gran Revolución suramericana, latinoamericana y caribeña. Yo creo que el mundo debería apoyarla. EEUU debería apoyar esa Revolución. Europa debería apoyar esa Revolución. Porque esa Revolución, no se han dado cuenta algunos, hermanas y hermanos, es el inicio del camino a la salvación de este planeta, a la salvación de la especie humana amenazada por el capitalismo, por el imperialismo, por la guerra, por el hambre. Es la Revolución Necesaria.

El “Nuevo Mundo”, nos llamaron desde hace siglos, sí. El Mundo Nuevo pudiéramos llamarlo hoy, invirtiendo los factores. El Mundo Nuevo está naciendo.

Bueno, señor presidente. Está prendida la luz verde todavía… No, yo apenas llevo dos minutos. Además van llegando, van llegando, van llegando. Bienvenidos…. El tráfico en Nueva York es duro a esta hora.

Hace años, estábamos recordándolo ayer, en la noche, me invitaron a una reunión, una conversación, un grupo grande de líderes. Más que grande, importante. Grande, por ellos mismos. Líderes, sindicalistas estadounidenses. Un grupo de sindicatos… Por allí están…, están quejándose algunos trabajadores de una fábrica de galletas, que no les pagan. Tienen una huelga. Y me dijo una de ellos “¿por qué usted no compra esa empresa?” Y le dije: “bueno, voy a ver, a ver, y la volvemos empresa socialista.” Pudiera ser. Si Obama me autoriza, yo, esa empresa se pudiera comprar y dársela a los trabajadores, que ellos hagan la galleta, que ellos distribuyan la galleta, que no sigan explotándolos dos o tres capitalistas ¿ve? Ese es el Socialismo. Ese es el camino a la salvación de este planeta: El Socialismo.

Ayer me preguntaba algún periodista, no sé dónde, por allí… O no, después de la película. Hubo un diálogo allí, como un foro. Y me preguntaba: “bueno y usted defiende el Socialismo? Y cómo, si fracasó la Unión Soviética”. La respuesta es muy sencilla: la Unión Soviética se desvió desde temprano, y nunca hubo socialismo en la Unión Soviética. En verdad… Nunca hubo socialismo en la Unión Soviética. Este siglo, el XXI, será el siglo del Socialismo. El Socialismo, la especie Humana.

Bueno Einstein, ¿han leído ustedes? Seguramente Albert Einstein… que fue Einstein, por cierto, el que convenció a aquel presidente norteamericano que fabricara la bomba atómica; que iniciara las investigaciones, antes que los nazis lo hicieran. Después Einstein se arrepintió cuando vio el desastre de Hiroshima, el desastre de Nagasaki. Pero Albert Einstein, después de muchos años, científico profundo, de los más grandes científicos que ha vivido en esta tierra, concluyó, y está escrito de su puño y letra: ¿Por qué Socialismo? Einstein concluyó que el único camino para que la especie humana pueda vivir en este planeta es el Socialismo. El Capitalismo es el camino a la extinción de la especie humana.

Nosotros como especie, apenas tenemos 150 millones de años, por ahí anda -Fidel tiene las cifras muy clara. Pero cuando la vida nació aquí hace más de 3,000 millones de años, la vida nació en este planeta. Sólo ustedes, anótenlo por ahí, y piensen, pensemos, usemos esto: la vida nació aquí en el planeta hace más de 3,000 millones de años. Pero nosotros, la especie humana, apareció hace menos de 300 millones de años. Ni siquiera el 0,01% del tiempo en que ha habido vida en este planeta. Ahora qué ¿llegamos aquí para acabar este planeta? ¿Lo vamos a acabar? Ayer oíamos aquí desde Obama, pasando por Lula, Sarkozy, Ghadafi, Cristina… Todos clamando por un Cambio. ¿Cuál es el Cambio? En el Capitalismo no hay Cambio posible. No nos caigamos a mentiras. Sólo por el Socialismo lograremos los cambios verdaderos. Y la Revolución que hay en América Latina, tiene de todo, y tiene una profunda carga socialista. Socialista como decía Mariátegui, el gran pesador peruano. Es un Socialismo indoamericano. Es un Socialismo nuestro, americano. Es un Socialismo Martiano. Es un Socialismo Bolivariano. Es un Socialismo nuevo. No es calco ni es copia da nada. No hay catálogos para hacer el Socialismo, hay que inventarlo. Es creación heroica, dice el mismo Mariátegui.

Pero recordábamos, ayer, que un presidente norteamericano. Es decir, más bien estadounidense…, poco antes de que lo asesinaran, había dicho -y está escrito, fue un discurso, ante el congreso de los EEUU, dijo John Kennedy: “allá en el Sur hay una Revolución, y la causa principal es el hambre”. A los pocos días lo asesinaron. No era un revolucionario, John Kennedy, pero era inteligente, era inteligente. Como inteligente creo que es el presidente Obama. Ojalá pueda, Dios libre a Obama de las balas que mataron a Kennedy. Ojalá Obama logre virar, virar, virar de verdad. Lograr un viraje…

Ayer habló aquí. Ya no huele a azufre aquí. Mira como… Ya no huele a azufre. No huele, no huele. No, huele más bien a otra cosa: huele a esperanza, y hay que poner el corazón a la esperanza (Aplausos), hay que poner el corazón a la esperanza.

Nosotros no. No, no podemos acabar con este planeta, hermanos. Y nuestros hijos y las futuras generaciones ¿eh?

Asumamos el reto, decía Lula ayer. Decía Lula ayer: “No hay voluntad política”. Un latigazo de Lula, un latigazo. Yo conozco la voluntad de Lula. El humanismo de Lula lo conozco a fondo. Es mi hermano… profundo. Y con razón dijo aquí ayer… -Yo no diría exactamente que no hay voluntad política. Yo diría más bien, Lula, que FALTA voluntad política. Porque Lula la tiene, nosotros la tenemos, pero hay que subirla, hay que incrementar la voluntad política. Tiene que seguir creciendo, en los líderes, en las sociedades, en los pueblos, en la juventud, sobre todo en la juventud, en los trabajadores, en el mundo, todo.

Bueno, Kennedy lo había dicho: “hay una Revolución en el Sur”. Y también agregó: “los que le cierran el camino a las revoluciones pacíficas, al mismo tiempo les están abriendo el camino a las revoluciones violentas”, eso lo dijo John Kennedy. Ustedes podrán conseguirlo en Internet, que ahora se consigue todo por Internet. Los que le cierran o pretenden cerrar el camino… -María Fernández Espinoza, un beso, embajadora. Ecuatoriana, hermano. Tenía días que no te veía. (Aplausos) Desde aquí saludamos a Correa, al presidente Correa. Ella fue canciller de Ecuador, comenzando la revolución ciudadana. Allá va la revolución ciudadana. Con Correa al frente. El pueblo ecuatoriano, el pueblo de Manuela Sáenz. También de Bolívar, de Eloy Alfaro. Pueblo noble y pueblo grande. Y en Bolivia y en toda esa tierra.

Bueno, ¿pretenden, algunos, cerrarle el paso a nuestra pacífica Revolución?

Allá viene otra mujer valiente, Patricia Rodas, la canciller de Honduras. (Aplausos) Pido un aplauso para esa valiente mujer, centroamericana, del pueblo de Morazán. ¡Viva Honduras, viva Morazán! ¡Que viva la dignidad de los pueblos!

A la una de la tarde en punto yo estaba preparando estas notas. Me falta poco, señor presidente. No me vaya a lanzar un zapatazo alguien aquí. (Risas). El canciller cubano se quitó el zapato, para lanzarlo. Anoche cargaba Danny Glover unos zapatos que son como de goma. Si me vas a lanzar, lánzame uno de los de Danny Glover.

Fíjate. Hablé con Manuel Zelaya, a la una en punto. Recuerdo que era la una en punto y terminamos a la 3 y 13.

Bueno, allá está… Mientras nosotros estamos aquí, compañeros, compañeras del mundo, allá está un presidente firme, digno, que logró burlar con un pequeño grupo, de casi mártires, burlar la vigilancia de los golpistas. La represión y le llegó a la plaza Morazán, en Tegucigalpa, a los golpistas. Que tienen tomada todas las carreteras, todas. Todas. Tienen en un ejército, completo. Es decir, es como si hubieran invadido Honduras, pero es su propio ejército. Que indignidad. Desde aquí le hago un llamado, yo que soy soldado, pero yo soy soldado revolucionario, a los soldados de Honduras, a los hijos de Morazán, que no sigan reprimiendo a ese pueblo inocente.

Bueno, mientras estamos aquí, está Manuel Zelaya, el presidente de Honduras, en la embajada de Brasil que le ha dado refugio. La embajada está rodeada, según me dijo el mismo presidente, por más de 200 soldados. Desalojaron a plomo, a plomo. De la manera más brutal. Es la era de las cavernas que pretende volver -no volverá. ¡Esos golpistas serán barridos por el viento de la historia nueva! Tengan ustedes la seguridad que sí. ¡No se impondrá el Golpe de Estado ni las fuerzas retrógradas ni en Honduras ni en ningún otro país de esta América!

Allá está un pueblo que tiene ya… 90 días en las calles, resistiendo. (Aplausos) Resistiendo y resistiendo.

Bueno allá está un presidente firme con un grupo de compatriotas; con su esposa, la primera dama. No le dejan pasar comida. Les cortan el agua a cada rato. Tienen una cisterna que alguien trajo. Esta madrugada consiguieron en una casa vecina, en el techo de una casa vecina, equipos de intersección telefónica. Me dijo el presidente, “marca israelí”, de última generación. Israel reconoció a ese gobierno Golpista. Creo que es el único gobierno de este mundo que lo ha reconocido. Tienen equipos de perturbación… dirigidos a la mente, tratando de causar pánico en las pocas personas que están dentro de la embajada de Brasil. Amenazan con incursionar en la embajada de Brasil. ¿Se dan cuenta ustedes el carácter cavernícola? Creo que la era de “trucutrú”, (Risas) “Gusigú”. Es la era de las cavernas que quiere volver aquí. No. No volverá, no volverá.

Hay un pueblo en la calle, reprimido. Bueno, los aeropuertos lo cerraron. Es un pueblo tomado. Ahora ¿quienes son los golpistas? Es la burguesía hondureña, ¡el Estado Golpista. El Estado golpista, el Estado tomado por la burguesía, por los ricos, cuatro, cinco familias muy ricas, son los dueños del Estado! Habría que leer a Lenin de nuevo, El Estado y la Revolución. El Estado Burgués… controlan todo. Todo. El Congreso Nacional, el Poder Judicial, las Fuerzas Militares: el Estado. Y un pueblo en la calle, masacrado.

Ayer me dijo el presidente, hubo, al menos que él sepa, tres muertos más. Ahí en las inmediaciones de la embajada de Brasil. Y el presidente llamando al diálogo, llamando al diálogo, para retomar el camino de la Democracia. Desde aquí vaya nuestra más grande solidaridad al pueblo de Honduras y al presidente Zelaya. Y pedimos que se cumpla la resolución de las Naciones Unidas, la resolución de la Organización de Estados Americanos.

Ahora, el gobierno de los EEUU -cosa rara-, no ha reconocido que hubo un golpe de Estado Militar. Esto me lo explicó hoy el presidente Zelaya. Hay a ahí una pugna entre el Departamento de Estado y el Pentágono. El Pentágono.

Ayer venía leyendo un libro de Juan Bosh, ese insigne y gran dominicano, derrocado por el imperio. Aquel buen libro que se llama: “El pentagonismo”. Yo recomiendo ese libro.

El Pentágono. Ahí está la cueva imperial. El Pentágono no quiere a Obama, no lo quiere. No quiere Cambios. Quieren dominar al mundo con sus bases militares, sus amenazas, sus bombas, sus soldados invasores. El Pentágono está detrás del golpe de Honduras. Al presidente Zelaya lo sacaron de su casa, de su cama, una madrugada: el 28 de Junio. Lo llevaron a un avión. Lo montaron a un avión soldados hondureños, comandados desde la base militar que EEUU tiene ahí en Palmerola. El avión despegó de Tegucigalpa y aterrizó en la base de Palmerola. Ahí tuvieron al presidente… un tiempo determinado. Y de ahí decidieron llevarlo a Costa Rica. Los militares norteamericanos que están en Honduras sabían del golpe y lo apoyan. Y apoyan a los militares de Honduras. He ahí las contradicciones en Obama y más allá de Obama. A veces uno dice: ¿será que hay dos Obamas? ¿El que habló aquí ayer es otro, un doble? ¿El que apoya el golpe en Honduras o el que permite que sus militares apoyen el golpe de Honduras…? Preguntas que dejo para la reflexión. ¿Habrá dos Obamas o habrá un Obama? Ojalá se imponga el que ayer vimos aquí y el que oímos aquí. Ojalá. El mundo lo necesita. El mundo clama por eso.

Bien. Ahora ¿cuál es el fondo del golpe en Honduras? Tiene que ver con todo lo que estamos hablando aquí, es la Revolución del Sur. Es una Revolución que ya no es… no es la Revolución aquella de las columnas guerrilleras… heroicas de la Sierra Maestra, heroicas de allá arriba en la montaña, altas de Bolivia, donde andaba Ernesto Guevara, el “Ché”.

No. Ya no es ese tipo de Revolución, esta Revolución es otra. Ya no brota en las montañas, con focos guerrilleros. No. Brota de las ciudades, de las Masas. Es una revolución de Masas, pero es pacífica. Y quiere seguir siendo pacífica. Es democrática, profundamente democrática. No le tengan miedo a la Democracia. Y estoy parafraseando a Noam Chomsky, en otro maravilloso trabajo que yo no conocía. Lo conseguí ese libro en Madrid, hace pocos días. Fui a visitar a mi amigo, el rey de España. Sobre todo porque viene una Cumbre ahora, en Portugal, de la Iberoamericana. Y le dije: “bueno, yo voy a ir si no me mandas a callar porque…”. (Risas) El me dijo: “No, no, no. No te voy a mandar a callar”. “Bueno, entonces voy”. Somos grandes amigos, el rey Don Juan Carlos.

Bueno, entonces después fui a una librería: La Casa del Libro, en Madrid. Se la recomiendo. Ahí conseguí el libro de Chomsky: “El Miedo a la Democracia”. Leamos ese libro: “El Miedo a la Democracia”. ¿Eh? Las élites les tienen miedo a los pueblos. Les tienen miedo a la verdadera Democracia. A la que Lincoln, Abraham, ese otro mártir definió muy clarito con tres conceptos. Democracia: Gobierno del pueblo, Gobierno por el Pueblo y Gobierno para el Pueblo. No es el gobierno de la Burguesía; el gobierno de la élite. Que cuando surgen los pueblos entonces sueltan a los gorilas. Eso es lo que ha pasado en Honduras. Y es lo que pasó en Venezuela en el 2002, y es lo que pasó en Brasil con Joao Goulart, y lo que pasó en Dominicana. ¿Por qué no le permitieron durante el Siglo XX al pueblo de América Latina y del Caribe, construir su propio destino? No nos lo permitieron. Este siglo, es el siglo nuestro. Este siglo, en América Latina y el Caribe, nosotros construiremos nuestro propio camino y nadie podrá evitarlo (Aplausos). Pero NADIE podrá evitarlo.

El Imperialismo, el Imperialismo, el Imperialismo tiene que acabarse. El Imperialismo. Uno se pregunta a veces –yo una vez le preguntaba a Lula, “Lula ¿qué sería de América hoy, la latina, la nuestra, si EEUU, los gobiernos, pues, de EEUU no hubiesen metido sus garras en nuestra América para imponer un modelo, ¡cercenando a sangre y fuego la esperanza y la lucha de muchos pueblos de millones, apagando las luces del amanecer!?”

Yo nacía: 1954. Fidel estaba preso ya. Y en Guatemala estaban cayendo bombas. Invadieron Guatemala: Jacobo Árbenz Guzmán. Y así, Bahía de Cochinos –sólo que allá se estrellaron. Y allí está Cuba, revolucionaria. Cuba digna, pero bloqueada. ¡Obama, levanta el bloqueo a Cuba ¿qué vas a esperar? Sé consecuente con lo que estás diciendo ¿O es que hay dos Obamas?! (Aplausos)

Obama dijo ayer, aquí lo tengo anotado. Obama dijo ayer… Aquí tengo anotado a Lula que habló, antes de Obama… y después anoté lo de Obama “que no se le puede imponer a ningún pueblo sistema político alguno”, “que hay que respetar a cada pueblo y su soberanía”. Bueno, y entonces Obama, presidente, ¿qué espera usted para ordenar el cese al bloqueo salvaje y asesino a Cuba? ¿Alguien duda de eso? ¿Alguien cree que es algo figurativo? No. Hay una persecución contra las empresas de cualquier parte del mundo que le suministran hasta alimento a Cuba, y ahora también a Venezuela. Hace poco Fidel Castro lo denunció en unas de sus reflexiones. Una empresa de reconocida presencia en el mundo, que fabrica y suministra equipamiento médico, ha incumplido en este último año y en el anterior, compromisos asumidos con los gobiernos de Cuba y de Venezuela. No envían los repuestos de centenares de equipamiento médico que hemos adquirido, los dos gobiernos, para llevarles salud gratuita y de calidad a nuestros pueblos. Estos son tomógrafos de 64… electro… Estos están ubicados ahora en los barrios pobres de Caracas. Allá donde están los indios hay instalaciones médicas. Allá tenemos 30 mil médicos cubanos. Sistemas de salud para el pueblo, gratuito y de calidad. Bueno, la empresa… ¿cómo es que se llama la empresa? La Phillips. La empresa Phillips. ¿Eh? Habíamos estado callados, tratando de buscar soluciones. Pero no. La empresa se ha negado a enviar los repuestos de los equipos que son de alta tecnología. ¿Por qué? ¿Presiones de quién? Del gobierno de EEUU. Obama ¿eres tú o es another Obama? ¿Obama One o el Obama Two? ¡Who are you, Obama! ¡Who are you!

Yo quiero creer en el de ayer, el que vi aquí. Pero esas cosas siguen pasando. Y esto afecta la vida de millones de seres humanos. ¿A nombre de qué? ¿A título de quién? ¿Quién? ¿Por qué EEUU sigue haciendo esto? ¿Eh? Bueno, es el miedo a la Democracia. Porque tal cual ocurrió en Honduras. Es el miedo al ALBA, a la alianza Bolivariana, que surge como mecanismo de integración, nuevo, novedoso, solidario y que hemos conformado la alianza bolivariana para los pueblos de nuestra América, los gobiernos y países de Cuba, Nicaragua, Honduras, Venezuela, Ecuador, Bolivia; Antigua y Barbuda, Dominica y San Vicente y Granadinas. Nos atacan. Pretenden detenernos. Pues no lo van a lograr. El MERCOSUR, la UNASUR, todo esto está naciendo y es parte de la revolución geográfica, geopolítica, histórica. La Gran Revolución Latinoamericana.

Bien. En ese mismo orden, señor presidente, están las 7 bases militares que EEUU va a instalar en Colombia. Obama dijo ayer, aquí lo tengo. Obama habló de 4 pilares, ustedes lo recuerdan. Bueno, vamos a cumplir eso. Yo le tomo la palabra, le tomamos la palabra al presidente de los EEUU. “No Proliferación Nuclear”. De acuerdo, comiencen ustedes destruyendo ¡TODAS las armas nucleares que tiene! (Aplausos) Destrúyanla pues, háganlo.

El segundo pilar de Obama es… -El primero era “No Proliferación”-. El segundo promover la “Paz”. Bueno, presidente Obama, busquemos la Paz en Colombia. En la querida y hermana Colombia. En Colombia hay una guerra civil. Ahh, que algunos no quieran reconocerlo, eso es otra cosa. Hay un conflicto histórico muy antiguo en Colombia. Naciones Unidas debe reconocerlo, mirarlo. Y todos deberíamos tender las manos a Colombia para sacarlo o ayudarlos a salir, respetando, por supuesto, su soberanía, pero ayudarlos a salir de la tragedia que vive ese pueblo hermano.
La “Paz”… Yo recuerdo que se lo comenté delante de Lula a Obama. Allá en Trinidad y Tobago en la Cumbre de las Américas. Busquemos la Paz en Colombia.

Si se logró la Paz en Centroamérica, se logró la paz en Guatemala. Yo cuando era militar activo estuve en Guatemala. Era guerra lo que había. Era guerra. Miles y miles de muertos, desaparecidos. El Salvador, Nicaragua. Y ahí está Daniel Ortega, de nuevo en el gobierno, después de casi 20 años lo ha traído de nuevo el pueblo sandinista. (Aplausos). ¿Ve? Lo que es del cura va pa´ la iglesia. Ahí está el Farabundo Martí (FMLN) y el pueblo de El Salvador, que llevaron al presidente Funes a la presidencia de esa república hermana. Si se logró la paz en Centroamérica ¿por qué, Dios mío, no se podrá lograr la paz en Colombia? Es una de las cosas que yo más quiero y anhelo en mi vida, porque yo soy venezolano pero me SIENTO colombiano, ¡la Colombia de Bolívar, la Colombia de Miranda, nuestra Colombia! (Aplausos)

Ah, y entonces el presidente Obama… ¿será que piensa buscar la paz, su segundo pilar, con 7 bases militares más en Colombia?

Esas 7 bases militares son una amenaza, no sólo para la PAZ posible en Colombia sino para la PAZ en Sur América. Razón tenemos los gobiernos de America del Sur para haber expresado cada uno con su estilo y con su intensidad nuestra gran preocupación por la instalación de esas 7 bases militares gringas en territorio colombiano. Aquí lo denuncio y lo señalo, y le pido a Obama, al presidente Obama, que reflexione y que imponga sus pilares. Promovamos la Paz. Naciones Unidas pudiera designar una comisión de paz en Colombia. Venezuela está a la orden para cooperar. Como estoy seguro, todos los países que queremos paz, no queremos más guerra entre nosotros.

Bueno, voy a pasar esta página y esta otra.

Fíjense, hay otro tema que Fidel toca en las reflexiones del 21 de septiembre. Y que tiene que ver con el cambio climático –yo voy a tomar dos minutos, presidente, para insistir en este tema. Hay gente que cree que no, esto es una preocupación metafísica de unos intelectuales. No, no, no. Estamos acabando el planeta. Estamos acabando, como dice un buen periodista venezolano, la u…, esta nave espacial donde viajamos nosotros. Esta es como una nave espacial. Y estamos acabándola. Vean lo que dice Fidel aquí. Voy a leer. Permítame, presidente. Fidel dice. En la reflexión llamada “Una especie en peligro de extinción”, del pasado 21 de septiembre. Dice. Voy a leer aquí:

“En la Conferencia Internacional sobre el Medio Ambiente convocada por la ONU en Río de Janeiro, (eso fue en 1992, porque yo estaba preso, lo recuerdo clarito) afirmé como jefe entonces del Estado cubano (lo siguiente): “Una especie está en peligro de extinción: el hombre”. (Sigue diciendo Fidel) Cuando pronuncié y fundamenté aquellas palabras, recibidas y aplaudidas por los jefes de Estado allí presentes -incluido el Presidente de Estados Unidos, un Bush menos tenebroso que su hijo George W.-, éstos creían disponer todavía de varios siglos para enfrentar el problema. Yo mismo (Fidel) no lo veía en fecha tan cercana como 60 u 80 años.

Hoy se trata de un peligro realmente inminente (sigue diciendo Fidel Castro) y sus efectos son ya visibles.

La temperatura promedio ha crecido 0,8 grados centígrados desde 1980, (estos son datos científicos) según el Instituto de Estudios Espaciales de la NASA. (0,8 grados en los últimos 20 años. 30 años, más bien. Sigo leyendo a Fidel) Las últimas dos décadas del siglo XX fueron las más calurosas en cientos de años. Las temperaturas de Alaska, el Oeste canadiense y el Este de Rusia han subido a un ritmo que duplica el promedio mundial. (Sigo leyendo a Fidel) El hielo del Ártico está desapareciendo rápidamente y la región puede experimentar su primer verano completamente libre de hielo tan pronto como en el año 2040. (Sigo leyendo a Fidel) Los efectos son visibles en las masas de hielo de más de dos kilómetros de altura que se derriten en Groenlandia, los glaciares de Suramérica, desde Ecuador hasta el Cabo de Hornos, fuentes fundamentales de agua, y la gigantesca capa de hielo que cubre la extensa zona Antártida.

Las actuales concentraciones de dióxido de carbono han alcanzado el equivalente a 380 partes por millón, cifra que supera el rango natural de los últimos 650 mil años.”

Estamos acabando el planeta. Démonos cuenta. Tomemos conciencia y actuemos, como ayer reclamaba el presidente Lula. Lula decía: “para el cambio climático no hay voluntad. Los países más desarrollados no quieren tomar decisiones”. Obama dijo que sí, que ahora sí Estados Unidos va a tomar decisiones. ¡Hazlo presidente, hazlo!, pero pasa de las palabras a los hechos. ¡Salvemos al planeta, salvemos la especie humana!

Ojalá de la Cumbre próxima que hay en Dinamarca, en Diciembre, salgan decisiones pero verdaderamente contundentes. Venezuela está a la orden para sumarse a esas decisiones. Y hace un llamado, hacemos un llamado desde Venezuela para tomar decisiones, cada quien proporcionalmente a sus responsabilidades. Ahora, ¿cuál es la causa fundamental de la contaminación? El hiperconsumo, el hiperconsumo. Estamos consumiendo las reservas de petróleo y de gas y de hidrocarburo que se acumularon durante miles de años, las estamos consumiendo en un siglo, en menos de un siglo.

Pues bien, y esto tiene que ver con la economía. No voy a leer esto, presidente, no. Sólo voy a referirme a él. El informe Stiglitz. Yo invito a que se analice. Invito a que se analice. Ayer oíamos al presidente de Francia, gracias a él existe este informe y esta comisión. Pero fíjense en nada más que esto, en nada más que esto. Hay… El informe tiene 12 recomendaciones de la comisión Stiglitz. Evaluémosla porque creo que apuntan hacia el fondo, aún cuando no cuestionan el modelo capitalista. Nosotros los socialistas lo cuestionamos. Pero bien, discutamos, busquemos soluciones de consenso para la coyuntura y luego para el mediano y largo plazo. Aquí dice, el informe, por ejemplo, en sus recomendaciones. Primero: referirse a los ingresos y al consumo para evaluar el bienestar material (para evaluar el bienestar material referirse a los ingresos y al consumo). Segundo: privilegiar el punto de vista de la familia. Tercero: tomar en cuenta al patrimonio. Cuarto: otorgar una mayor importancia a la distribución del ingreso, más allá de los promedios. Quinto: ampliar los indicadores a las actividades no comerciales. Aquí dice, por ejemplo, ciertos servicios tales como cuidado de los niños, el aseo del hogar, trabajo de albañilería, plomería y carpintería, etc, sólo figuran en las cuentas nacionales si son efectuadas por un asalariado. Ustedes saben que se refiere a la manera de contabilizar el PIB, que son mecanismos meramente capitalistas. Por aquí dice, el informe, lo siguiente, y es cierto: “el PIB sube con el tráfico mientras la angustia de la población sube, mientras la infelicidad de los transeúntes y los mismos pasajeros en el tráfico sube, mientras se pierde tiempo valioso en el tráfico”. Ah, el PIB sube ¿Por qué sube? porque se consume más gasolina. Y además sube también la contaminación. Vean ustedes cómo. El mundo capitalista diseñó mecanismos de medición de la economía que son des-truc-ti-vos. Por eso el informe Stiglitz. Creo que aporta importantes reflexiones. Aquí dice, el punto doce: “establecer una batería de indicadores vinculados al medio ambiente, al cambio climático”.

Hablando de la economía, pues, hablando de la economía, este informe aparece en buena hora. Ahora, tomémoslo, y sobre todo, los gobiernos, y sobre todo los gobiernos de los países más desarrollados. Creo que hoy están en Pittsburgh, reunidos. No los Piratas de Pittsburgh, sino, eh… ojalá que no, no son los Piratas son los presidentes de los países del G-20, discutiendo. Mañana le preguntaré a Lula y a Cristina cómo quedó la reunión porque ellos van por Caracas mañana, por Margarita, a la Cumbre de África con América del Sur.

La Economía, la Economía, la Economía. Nosotros decimos Socialismo, pero discutamos, discutamos los indicadores, discutamos los modos, discutamos las maneras de Producción. Como decía ayer el presidente Obama, en su cuarto pilar: “necesitamos una economía al servicio del ser humano”. Bueno Obama, eso se llama Socialismo. ¡Obama vente pa´l Socialismo! ¡Te invitamos al eje del mal, Obama! ¡Vente pa´l el eje del Mal!” Y vamos a construir una economía, de verdad, al servicio del ser humano. Eso no es en el Capitalismo, en el capitalismo es imposible. El Capitalismo beneficia a una minoría y excluye a la mayoría y, además, destroza el ambiente, destroza la vida. Ese es el Capitalismo.

Pues bien, finalmente, presidente -yo creo que llegué a 10 minutos ya. (Risas) Eh…Lula, Lula, finalmente, voy a terminar con Lula, con una frase de Lula. Ayer Lula dijo, el primer orador de esta Asamblea General, “no hay voluntad política”, dijo. Ya lo comenté. Yo agregaría, porque conozco a Lula y exactamente sé lo que él nos dijo. Está llamando a todos a que incrementemos la voluntad política. Nosotros, a diferencia de otros espacios de gobierno que dudan, que no quieren cambios, a pesar de la crisis terrible que vivimos, nosotros, en el sur de América, tenemos una GRAN voluntad política. Hablo por Venezuela y sé que también por Sur América, por América Latina; una grandísima voluntad política para el cambio verdadero.

Recomiendo este libro. ISTVAN MESZAROS, un gran filósofo y pensador húngaro y profesor en Londres de hace muchos años, en varias universidades, “Más allá del capita”l, una teoría para la transición. Creo que es uno de los más grandes escritos del siglo XX, una renovación de la teoría socialista. Por aquí dice MESZAROS, en unas de sus interesantes páginas, esta frase que es tomada de ese otro grande que se llamó Karl Marx. (No le tengamos miedo a Karl Marx, ese fue Einstein de la política; ¡ah!, lo satanizaron, cuánta razón en cuántas cosas tiene Karl Marx. Tomando a Marx, dice MESZAROS, en este libro, lo siguiente: “Las crisis son entonces la combinación general (combinación general) que apunta más allá de la presuposición y el apremio que conduce hacia la adopción de una forma histórica nueva”.

Necesitamos eso, una forma histórica nueva. Hace años se está hablado de un nuevo orden y lo que tenemos es el viejo orden, moribundo, moribundo. ¡Necesitamos que nazca el nuevo orden, la forma histórica nueva, una forma política nueva, una forma mundial nueva. Ayer Ghadafi lo dijo aquí: una nueva institucionalidad, una nueva economía, una nueva sociedad. Pero verdaderamente nueva, un mundo nuevo, pues!

Ahora, yo creo que…Dijo Lula también ayer, y terminó a las 10 y 10 de la mañana: “tenemos que ser los parteros de la historia”, de acuerdo, y yo agregaría, al compañero Lula: el parto ya comenzó, no es un parto futuro, el parto está presente, seamos, como dijo el compañero Lula, parteros y parteras de la nueva historia. Por encima de los sepultureros pujemos en este planeta para que nazca esa nueva historia, ese tiempo nuevo; ese mundo pluripolar, libre y nuevo; esa economía al servicio de los humanos y no de las minorías; ese mundo de paz, pues. Yo, cristiano al fin, lo dijo Cristo un día, cuando dijo: “mi reino no es de este mundo, será del mundo futuro”, el reino del amor entre nosotros donde realmente vivamos como hermanos y como hermanas.

Fíjese que… El domingo pasado hubo en La Habana, (y voy a guardar los libritos. Los guardé y voy a terminar), en la Habana, en la Plaza de la Revolución, hubo un gran concierto, el concierto por la paz. Y ahí fueron desde Miguel Bosé, Juanes, Olga Tañón, cantores cubanos y estaba ahí Silvio Rodríguez, el gran Silvio. Le cantaron al mundo. Algunos se volvieron locos aquí en Miami y salieron a destrozar los discos de Juanes, ese gran colombiano, solo por el hecho que fuera a cantar a la Plaza de la Revolución. Hasta dónde llega la locura…de algunos. Afortunadamente son una minoría. Bueno, ahí Silvio, con su guitarra, lo cantó seguramente. La era está pariendo un corazón… y en su canción de “Cita con ángeles” él termina diciendo así: “tutuntuntún… seamos un tilín mejores y un poco menos egoístas”. Saludos. Muchas gracias, presidente.